27.1 C
Caracas
jueves, 18 agosto, 2022

Zair Mundaray: delincuentes perfeccionan estrategias para secuestrar

En las últimas semanas se han registrado casos en los estados Aragua y Zulia. El exfiscal y experto en criminalidad destaca que la circulación de dólares y euros en efectivo es una de las causas del repunte

-

Caracas.- En los últimos años se ha observado cómo los delincuentes han perfeccionado la estrategia para perpetrar los secuestros, destaca Zair Mundaray, abogado, experto en criminalidad y exvicefiscal del Ministerio Público.

Asimismo, el exfuncionario coincide con el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en cuanto a que el repunte de este delito se debe a que los ciudadanos manejan más dinero en efectivo. «Sobre todo de efectivo en dólares y euros, que están al alcance de unos pocos, pero que incentiva a hacerlos cambiar de manos», dijo Mundaray.

Desde el 14 hasta el 25 de mayo se conocieron cuatro casos de secuestros nada más en Aragua. Uno tuvo como víctimas a cinco integrantes de una familia: tres hombres, una mujer y un niño de un año de edad. Todos los hechos de esta zona están relacionados con ofertas engañosas de compra y ventas de vehículos a través de la plataforma Marketplace, de Facebook.

Un comerciante que viajó desde la ciudad de Carúpano, en el estado Sucre, hasta Aragua, en la vía que conduce a la población de Santa Cruz del municipio Lamas, donde esperaba comprar un camión NPR, estuvo casi un día en cautiverio. La víctima fue rescatada por las autoridades policiales la mañana del jueves 26 de mayo, cerca de una empresa de comercialización de semillas.

Dos fiscales y el Cicpc investigan asesinato de implicado en secuestro de Franyeli Guerrero

El estado Zulia es otra de las regiones donde actualmente se registra una importante cantidad de secuestros. Allí se han reportado cinco en lo que va de año, cuatro de ellos del tipo extorsivo, es decir, donde se canjea dinero o un bien a cambio de la liberación de la víctima, según la calificación de la Ley contra la Extorsión y Secuestro.

Se sabe que el secuestro tiene un repunte, a pesar de que las autoridades nacionales no ofrecen cifras oficiales de los casos | Foto: cortesía.

El coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en la región zuliana, Jorge Govea Cabrera, afirma, en conversación con El Pitazo, que tres de los secuestros ocurrieron en los municipios Lagunillas, Valmore Rodríguez y Cabimas, y solo uno en Maracaibo. También precisó que la mayoría de las víctimas son comerciantes.

En su informe anual emitido en diciembre de 2021, el OVV informó sobre un incremento de algunos delitos, como hurto, robo extorsión y secuestros, «como resultado de los cambios en la economía local, del proceso de dolarización y de la generalización del envío de remesas por los familiares de migrantes, que abre nuevas oportunidades al crimen».

Más casos

Otra entidad que también ha reportado secuestros hasta la fecha es Barinas, estado que tiene dos hechos notorios, entre ellos el de la joven Franyeli Guerrero, que permaneció en cautiverio 140 días, hasta el 19 de mayo, cuando funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) lograron rescatarla. 

También en Carabobo (2), Yaracuy (1), Lara (1), Monagas (1) y Anzoátegui (1) algunos casos se han hechos públicos, según un monitoreo de los primeros cinco meses y de los secuestros publicados por los medios nacionales. Otros crímenes de este tipo ni siquiera son denunciados, advierten los organismos de seguridad.

Captación fácil 

Mundaray indica que otros de los fenómenos que promueven el aumento de los casos de secuestro es la fragmentación de las bandas organizadas. Advierte que genera preocupación la falta de control territorial del Estado o de las instituciones del Estado en virtud de los pactos con los grupos criminales.

El abogado también explica que años atrás había dos modalidades para captar a las víctimas: una era a través de un estudio minucioso y la otra, aleatoria, sobre todo en secuestros exprés, en los que no había mayor esfuerzo para saber quién podía ser la persona secuestrable. 

«El secuestrador buscaba algunas características y verificaba que la persona podía manejar dinero para pagar rápido y salir de él. ¿Cuáles eran los indicadores? Una persona que tenía un buen reloj, una cadena, que se veía gastando mucho en un lugar determinado y tenía un carro de alta gama», detalla Mundaray.

Pero ahora la elección de la víctima ha cambiado. «Se la está poniendo fácil al secuestrador, y si encima cuando, a la hora de la venta o compra de un bien, lo llama y le dice dónde está o dónde se encuentra. La víctima está dando todo lo que el delincuente necesita saber», indica.

Mundaray afirma que el modo de proceder de las organizaciones criminales dedicadas al secuestro también varía de acuerdo con las regiones y el espectro donde operan. Explica que en la ciudad, el delincuente buscará siempre resolver rápido la situación, como los casos registrados en Aragua.

«Estas bandas criminales no tienen infraestructura para tener a las personas en cautiverio; por ello es importante que se resuelva rápido, y no quieren una fuga de información. La búsqueda de estos delincuentes no son grandes cantidades de dinero, sino la constancia de que entre un secuestro y otro no pase mucho tiempo», precisa.

Zonas rurales 

En el caso de las zonas rurales o fronterizas, el patrón cambia y la mayoría de las víctimas son productores agropecuarios o familiares de estos.

«Por lo general no se va a resolver rápido, y menos si se trata de la cabeza de la familia, porque otro debe buscar el dinero. Si a eso se le agrega que son perpetrados por delincuencia organizada que dominan el territorio, se pueden llevar a una persona por largos períodos, como lo hacen el Ejército de Liberación Nacional (ELN) o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

De acuerdo con Amundaray, estos grupos guerrilleros colombianos proceden de esa manera porque no hay presencia institucional en muchos de los territorios donde actúan y además «sí tienen logísticas para mantener a la persona por largos plazos. No tienen apuro por cobrar».

El experto precisa que el peligro no solo es estar en presencia de una oleada de secuestros, sino también de que existe la alta posibilidad de que algunas personas que están en esta situación no denuncian y negocian por su cuenta.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a