Juez aún evalúa reclusión para hombre que asesinó a padre, madre y novia

Andrés Lópes Martins permanece recluido en la División de Víctimas Especiales del Cicpc, mientras autoridades deliberan si debe ser trasladado a un penal o a un centro psiquiátrico

1541
| Foto cortesía Cicpc

En la División de Víctimas Especiales del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) permanece recluido Andrés Lópes Martins (37), tras asesinar a su padre. Años antes mató a su madre y a su novia. Está a la espera de la decisión de un juez sobre su lugar de reclusión, ya que autoridades aún deliberan sobre si debería estar recluido en un centro psiquiátrico o un penal común.

Aunque el hombre permanece bajo arresto desde el pasado 10 de septiembre, tampoco se le ha imputado el delito de homicidio que le corresponde por los tres asesinatos cometidos en los años 2006, 2009 y el pasado 24 de agosto de 2021.

En las familias Lópes y Martins reina el hermetismo sobre el ataque de Andrés contra su padre, Armindo Lópes (77), a quien estranguló y luego enterró el pasado 24 de agosto en un sector de Filas de Mariche porque no quiso prestarle $600 para cancelar una deuda.

El Pitazo contactó a varios de sus parientes, pero todos se negaron a hablar sobre Andrés, quien en 2006 asesinó a su mamá durante un ataque de ira y en 2011 hizo lo mismo con su novia. Una allegada al padre fallecido se limitó a decir: «el señor Armindo era un hombre trabajador, no merecía morir así». Al preguntársele sobre la personalidad del agresor respondió que «intentaba actuar normal, se veía normal, pero la gente tendía a alejarse de él porque daba miedo».

Armindo era reconocido en la comunidad lusitana por su trayectoria en el área empresarial. Una fuente del Cicpc reveló que cuando Andrés mató a la esposa de Armindo, el señor movió todas sus influencias para que no fuera a la cárcel. En ese entonces, su abogado demostró que se trataba de una persona esquizofrénica.

Seis años después cometió el mismo crimen pero contra su novia; su padre volvió a interceder y nuevamente Andrés quedó libre de la cárcel.

El pasado 24 de agosto fue el día que estranguló a su padre, luego de que sostuvieron una discusión por el dinero. Después de matarlo se comunicó con un trabajador de una de las empresas de la víctima, a quien le pago $200 y le regaló una moto modelo KLR para que lo ayudara a deshacerse del cadáver.

Esa misma noche lo trasladaron a la carretera Petare-Santa Lucía, donde los esperaba la fosa ya cavada. Antes de irse, Andrés marcó la tumba de su padre.

Después de este hecho el homicida informó a los allegados de Armindo que este partió a Colombia a realizarse unos exámenes médicos y en vista de la ausencia de comunicación del hombre de 77 años, decidieron denunciar al Cicpc.

En una primera entrevista que realizaron a Andrés, este continuó con la versión del viaje, la cual fue desmontada enseguida. Tras confesar el crimen y la colaboración de su trabajador Antonio Benítez (50), él mismo condujo a los funcionarios hasta el sitio donde sepultó a su progenitor. Un grupo de al menos siete efectivos, desenterró el cuerpo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.