24.5 C
Caracas
sábado, 2 julio, 2022

AUDIO | Gobernaciones de Cojedes y Aragua son las principales promotoras de las loterías de animalitos

-

Foto: El Pitazo

Son las 11:43 de la mañana, de un caluroso miércoles en Guatire. María, frente a la taquilla del puesto de lotería de la avenida Bermúdez, observa el afiche de La Granjita, marca comercial de una operadora de Lotería de Aragua. Otro hombre se asoma al local y pregunta qué animal ganó en el sorteo de las 11 am en Lotto Activo, otra marca de una operadora de Lotería de Cojedes. “El perro”, responde alguien desde la taquilla, y el hombre se planta frente al afiche y comienza a contar de derecha a izquierda, y de izquierda a derecha en la ruleta de papel donde 38 animales, cada uno atado a un número, le ofrecen la posibilidad de multiplicar su dinero.

Pero, ¿quiénes son los responsables de los “animalitos”? Detrás de este fenómeno hay tres loterías, 10 operadoras y muchas irregularidades. La lotería de Aragua, creada hace 81 años, tiene bajo su tutela las marcas comerciales La Granjita, Loto Selva, Animalito Apuesta Animal y Gana con tu Animalito. La Lotería de Cojedes, fundada hace 110 años, respalda a Gran Animalito, Lotto Activo, Fauna Activa, Lucky Animals y Animalitos Activos. Y la Lotería de Caracas ofrece los servicios de Lotto León.

Empresas administradoras sin registro mercantil

La Comisión Nacional de Lotería exige a las operadoras su registro en el ente para ejercer sus funciones de forma legal. Esta inscripción implica que las operadoras (marcas comerciales) deben poseer registro mercantil. Sin embargo, el equipo de ​El Pitazo comprobó, en febrero de 2018, que 9 de estas 10 compañías no aparecen en el sistema del Registro Mercantil Principal de Caracas. La única empresa existente, según esta data, es Inversiones Loto Real, encargada de Animalitos activos (Cojedes). Bajo el número de expediente 262-11297, fue registrada en el estado Anzoátegui, como una firma personal, es decir, con un único accionista. Sin embargo, su acta constitutiva no se encuentra en la sede principal del ente regional.
En Falcón existe una empresa, Big Lottery, de nombre similar a la operadora que rige Lotto Activo (Big Lott 777). ​El Pitazo ​acudió al registro mercantil de Punto Fijo, pero el expediente de esta empresa tampoco fue encontrado.
La consulta realizada en Cojedes arrojó el mismo resultado. ​El Pitazo ​visitó el Registro Mercantil los días 6, 7 y 8 de marzo. La búsqueda, hecha de forma manual por distintos funcionarios, no obtuvo resultados. Los encargados indicaron que esto puede deberse a dos razones: los registros no existen o los nombres indicados no fueron los correctos.
El portal de la gobernación de Monagas publicó recientemente una nota de prensa donde señalaba que las operadoras de Lotto Activo y Fauna Activa (Cojedes) ​no cumplían con los requisitos para ser legalizadas, establecidos en la Ley de la Junta de Beneficencia Pública y Social del Estado Monagas. Esta información coincide con la ausencia de las actas constitutivas a las que intentó tener acceso ​El Pitazo​. Sin embargo, la publicación ya no se encuentra en línea.
Como parte de esta investigación, el 31 de enero de 2018, ​El Pitazo ​solicitó a la Comisión Nacional de Loterías (Conalot) la lista de las loterías y operadoras registradas en el país. También pidió una entrevista con Néstor Gil, presidente de la Conalot, con el fin de conocer la regulación de estos entes. Pero hasta el 11 de marzo, fecha de la publicación del reportaje, la solicitud no había sido contestada.
¿Cómo funcionan estas nueve operadoras pese a sus irregularidades? ¿Quién es el responsable de regularlas? La Ley Nacional de Loterías, establece en su artículo 5: “El Estado, a través del Ejecutivo Nacional, de las gobernaciones, del Distrito Metropolitano, del Distrito Capital, de las alcaldías, de las Instituciones Oficiales de Beneficencia Pública y Asistencia Social del país, y del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), erradicará la actividad de los juegos de lotería no autorizados, utilizando para ello todos los medios y recursos legales a su alcance”. Este fue el basamento legal de la decisión tomada en 2008, cuando el gobierno cerró todos los casinos del territorio nacional.
Esta misma ley señala que el objetivo de las loterías es obtener fondos destinados a la beneficencia pública y asistencia social, y otorga la “facultad exclusiva del Estado para explotar, organizar, administrar, operar, controlar, fiscalizar, regular y vigilar la actividad de todos los tipos de juegos de lotería y sus modalidades”.
De acuerdo con esto, los institutos de beneficencia pública de los estados Cojedes, Aragua y Distrito Capital ​— ​regidos por miembros de libre nombramiento y remoción ​— son la base de la estructura que sostiene y produce este fenómeno.

La ruleta de casino criolla no es nueva

La primera vez que Dusandri Navas, de 34 años, apostó un animalito fue en el oriente del país, hace cuatro años. Estaba de visita en la casa de unos familiares, y aquella lotería ya era popular en la región. Como muchos, en pocos días se hizo aficionada. Jugaba una y otra vez a la “dupleta”, como era conocida. Cuando a principio de 2017, tres años después, le contaron sobre unos “animalitos” que estaban jugando en una agencia en San Pedro de los Altos, en seguida la reconoció y se emocionó. Ella sabía bien de qué hablaban.
Contrario a lo que parte de la población cree, la lotería de animalitos no es nueva, y tampoco es de origen local. La práctica que acapara la atención de muchos venezolanos es producto de una mezcla entre dos juegos de envite y azar distintos.
La disposición de sus 38 números (0, 00 y del 1 al 36) replica el sistema de juego de la Ruleta de Casino, creada por Blaise Pascal, y que contaba originalmente con 36 números. Sin embargo, como negocio, esta configuración no generaba ganancias para dueño del artefacto, por ofrecer 1/36 probabilidades de acertar el número y ganar 36 veces lo apostado. Por ello, en 1842 los hermanos Blanc la modificaron y le agregaron el número 0. Con una probabilidad de acertar de 1/37 y ganar 36 veces lo apostado, se incrementó el margen de ganancia para la casa a 2,7%. Años después, la inclusión del 00 aumentó el beneficio para el ​casino a 5,26%.
La inclusión de los animalitos en este sistema de apuestas se le atribuye a João Batista Vianna Drummond (1825-1897). El brasileño vislumbró en la lotería la solución para las dificultades económicas que afrontaba un zoológico de su propiedad. Con la entrada al recinto, comenzó a regalar boletos del “Juego del Bicho” (como lo denominó). Diariamente, un animal ganador era develado y se premiaba al dueño del ticket que coincidiera. Pronto, los ingresos del parque aumentaron y el negocio creció. Sin embargo, las autoridades de Brasil detectaron irregularidades en el juego, y lo prohibieron. La medida se ha mantenido durante más de 125 años.
El numerólogo Antoni Castellano señala que la penetración de esta lotería en la población responde a la tradición nacional. “Tengo gente fuera del país (algunos de República Dominicana, otros de Washington DC) que me llama para que los asesore, porque también hay muchas páginas en Internet que venden eso. No solamente las agencias naturales de lotería. Entonces hay personas del exterior que juegan porque les gusta el juego y no pierden el sentido del venezolano”, asegura.
El fenómeno social que ha desencadenado esta lotería sigue ganando afectos, pero también detractores. En medio de la crisis económica que afronta el país, que alcanzó una inflación acumalada de 2.626% en 2017 —según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional— especialistas aseguran que la tendencia a desarrollar psicopatías vinculadas al poder es inevitable. “Cuando se pierden las instituciones, no hay quien regule los impulsos de la gente”, afirma el psicólogo Sandro Mazzucatto. “Es probable que aquellos que tiene fuerza económica, política, social… sometan a los grupos más débiles, más necesitados”.
Dusandri apuesta diariamente a todos los sorteos de Lotto Activo y la Granjita. Juega hasta ocho animales en cada sorteo y, cuando uno le gusta mucho, le apuesta hasta 100.000 bolívares. Dusandri es el último eslabón de la cadena. Cuando ella apuesta la agencia, los banqueros y las operadoras cobran.
Al final de cadena las gobernaciones de Aragua y Cojedes también. Pero la jugadora aficionada reiteradamente pierde. Ella, quien tuvo en una oportunidad una banca de animalitos, lo reconoce: “La casa pierde, paga y se ríe”. Dusandri comenta que al final del día el jugador siempre vuelve a perder más de los que ha ganado.
Con información de: ​Alexander Olvera- Marinelid Marcano – Irene Revilla

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a