El presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Pereira, dijo que una de las evidencias del cambio climático es el aumento de las temperaturas en las ciudades del norte y centro de Venezuela, como San Juan de los Morros, Valle de la Pascua, Barquisimeto, San Felipe, San Carlos, Coro, Maracaibo, Cabimas, Maracay, Valencia, Vargas, Los Teques y Caracas, entre otras

El cambio en las temperaturas y la modificación en el patrón de las precipitaciones son algunos de los signos del cambio climático en Venezuela, según comentaron a El Pitazo expertos consultados, quienes explicaron que esta situación se refleja directamente en las condiciones meteorológicas que se presentan en diferentes partes de la Tierra y el país no escapa de esta realidad. 

El presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Pereira, explicó que estos hechos se ven reflejados en el aumento de dos o tres grados celcius que se ha registrado en las temperaturas medias de algunas ciudades del norte y centro de Venezuela

¿Cuáles son estas ciudades? 

San Juan de los Morros, Valle de la Pascua, Barquisimeto, San Felipe, San Carlos, Coro, Maracaibo, Cabimas, Maracay, Valencia, Vargas, Los Teques, Caracas, Barcelona, Maturín, Cumaná y Porlamar, entre otras. 

“En las ciudades del norte ha cambiado el proceso, porque la temperatura media ha subido y hay eventos de temperaturas máximas más altas también”, añadió Pereira.

El cambio climático también se evidencia en los ciclos de sequía y pluviosidad, los cuales ya no son iguales a los de hace más de 50 años e incluso en los acercamientos de los ciclones tropicales. 


una de las evidencias del cambio climático es el aumento de las temperaturas en las ciudades del norte y centro de Venezuela


Hay una tendencia, en los últimos 20 años, de que estos fenómenos se acerquen más a las costas venezolanas, debido al cambio climático, provocado por el calentamiento global, que se ve reflejado en las aguas del mar Caribe y en el Atlántico Tropical, lo que significa que ahora los ciclones tropicales se forman cerca de las costas de Venezuela”, dijo la autoridad del Inameh. 

Pereira recalcó que los periodos de lluvia en el país también son más intensos en menor lapsos de tiempo, debido a que las aguas están más calientes, se evaporan más rápido y en mayor cantidad. 

Asimismo, el experto indicó que en la zona semiárida de Lara ha cambiado el régimen de precipitaciones y tienen más lluvias últimamente.

¿Cómo son las condiciones meteorológicas venezolanas?

El gerente de Meteorología del Inameh, coronel Ángel Graterol, señaló que los cambios climáticos de los últimos años modificaron las condiciones meteorológicas que se presentan en diferentes partes del planeta.

“Venezuela, por su posición geográfica, presenta dos períodos: uno seco, de mediados de noviembre hasta finales de abril, y uno lluvioso, entre mediados de mayo hasta donde inicia el otro. Esta situación puede cambiar, por ejemplo: se puede intensificar el período de lluvia”, dijo Graterol. 

También explicó que este año, en particular, está presente el fenómeno oceanográfico La Niña, que se traduce en el enfriamiento de las aguas del Pacífico Ecuatorial, lo que significa una intensificación de las lluvias, al contrario del efecto El Niño, que cuando se presenta incide en la disminución de las precipitaciones, es decir, están más abajo de lo normal. 

En este sentido, recalcó que tanto La Niña como El Niño no forman parte del cambio climático, pues son fenómenos meteorológicos naturales que se pueden registrar entre cada dos o siete años, porque no tienen un patrón específico. 

Sin embargo, Pereira recalcó que el cambio climático podría incidir en La Niña o su contraparte, El Niño, porque se podrían presentar con frecuencia, es decir, “más eventos de enfriamiento o calentamiento en el Pacífico que origina un cambio en todo el mundo”. 

Asimismo, el presidente del Inameh recalcó que estos fenómenos son una reacción de los océanos al calentamiento global. 

El gerente de meteorología reconoció que las “precipitaciones se adelantaron un poco y este año va a ser más lluvioso. Indicó que en el período seco que fue diciembre, enero, febrero y marzo también se registró un importante número de precipitaciones.


El cambio climático se evidencia en los ciclos de sequía y pluviosidad, el cambio en las temperaturas y la modificación en el patrón de las precipitaciones, los cuales ya no son iguales a los de hace más de 50 años


Nos encontramos en el invierno y las precipitaciones van a ser por encima de lo normal. Esta nubosidad de gran desarrollo, que se nos puede presentar en cualquier parte de Venezuela, va a originar precipitaciones intensas, con fuertes ráfagas de viento, aunque de corta duración. Los eventos de lluvia van a ser más fuertes», puntualizó el meteorólogo Graterol. 

Una situación a la que se le suma la temporada de huracanes que se registra de julio a noviembre en la zona del mar Caribe y del Golfo de México, que es donde engloba el Océano Atlántico, pero, aunque está distanciada de Venezuela, no escapa pues algunos de estos sistemas puede afectarla directamente, como ocurrió con el potencial ciclón tropical Dos, detalló Graterol. 

Para la fecha, Venezuela ha recibido durante la temporada de este año más de 20 ondas tropicales y se espera la llegada de al menos 70 de estos fenómenos climáticos.

¿Qué produce este cambio climático? 

Francisco Velasco, profesor e investigador del Centro de Estudio para el Desarrollo (Cendes) de la Universidad Central de Venezuela (UCV), destacó que más que un cambio climático el mundo se enfrenta a un desorden climático que ha provocado que en los lugares que solía nevar ya esto no suceda o cae en menor cantidad, y que en algunos desiertos ahora se registren precipitaciones. 

Advirtió que el derretimiento de los glaciares y los polos hace que los niveles del mar aumenten, una situación que podría inundar permanente las ciudades que se encuentran ubicadas en las costas como La Guaira, Cumaná y Puerto Cabello, pero que no solo afectaría a Venezuela, sino a todos los países del mundo y ciudades como Nueva York y Londres. 

Velazco explicó que toda esta situación es provocada por los gases de efecto invernadero, que son producidos por el uso de hidrocarburos, la contaminación ambiental provocada por fábricas, algunos productos domésticos o de la deforestación de bosques. 

“Esto hace que cada vez haya más gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo que significa que el calor que se atrapa es mayor, por lo tanto, esto está trastornando el clima en toda la tierra”, acotó el profesor. 

A su vez, alertó que de no detener el calentamiento global, los efectos se presentarán a través del cambio climático e incluso podrían ser devastadores. Sentenció que revertir esta situación es prácticamente imposible porque la cantidad de gases acumulados en la atmósfera es muy elevada y sus efectos se verán reflejados por muchos siglos. 

“Ya afecta los patrones de lluvia y hemos visto inundaciones severas en distintas ciudades venezolanas, donde se han registrado derrumbes y víctimas, pero podríamos tener también grandes sequías. ¿Y si tenemos menos lluvias de dónde van a salir los alimentos? ¿La agricultura con qué va a funcionar? y hay cosas mucho peores”, advirtió el también doctor en Estudios del Desarrollo.

Para tratar de reducir los avances de esta situación, Velasco recomendó no usar plantas eléctricas, reducir el uso del automóvil, usar menos plásticos, disminuir el uso de aire acondicionado, rescatar el ecosistema del Arco Minero y frenar la tala de árboles.

El profersor e investigador reconoce que para estas acciones se necesitan cambios en la tecnologìa, en la industria, en la manera que se desplaza la población y en la cual se ocupa el territorio, lo que supone un modo de vida distinto. 

Los expertos afirman que aunque no hay cifras sobre los cambios generados por esta situación son una realidad que afecta a Venezuela y a todo el planeta. Además, sus efectos se reflejan en la economía cuando un campo productivo se inunda o cuando un puente nacional se cae a causa de las lluvias y dificulta el traslado de alimentos, como hortalizas o ganado. 

También se ve en los períodos de sequías que no permiten que los cultivos se desarrollen plenamente, por lo que consideran que el cambio climático nos incluye a todos.  

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.