23.2 C
Caracas
lunes, 27 mayo, 2024

¿Una ley contra el fascismo o dominación psicopolítica?

El proyecto de ley discutido por la AN chavista contempla sanciones de tipo penal y administrativas

-

Por: Lorayne Finol. Profesora de Derecho en el exilio.

En Venezuela, basado en principios constitucionales de igualdad y democracia participativa, se discute un proyecto de ley contra el fascismo y el neofascismo como ideologías que promueven la supremacía racial, étnica o nacional, y se proponen medidas para prevenir su propagación. Sin embargo, ha generado controversia, y sospechas sobre su alcance en la protección de los derechos humanos.

Este proyecto de ley contempla sanciones penales de prisión y otras de carácter administrativas, por pensar diferente. Por ejemplo, contempla prisión para aquellas personas que soliciten, invoquen, promuevan o ejecuten acciones, para el ejercicio de los derechos políticos. Para esto, establece una pena de prisión de ocho a doce años e inhabilitación política por el tiempo de la condena (Artículo 22). Además, condena como apología al fascismo, a quienes promuevan los principios, hechos y métodos propios del fascismo, neofascismo y expresiones similares. Sancionado con prisión de seis a diez años e inhabilitación política por el tiempo de la condena (Artículo 23).

CNP sobre ley contra el fascismo: más que preocupación, genera temor

Sin embargo, en el fondo busca apoderarse de la psique ciudadana, mediante la psicopolítica. En efecto, acorde con Byung Chul Han1, en su libro Infocracia, esta metodología, consiste en que el poder de la tiranía sobrepasa la visibilidad teatral, es decir, la sociedad de espectáculo se transforma en dantescas escenas de burocracias de la vigilancia. Es decir, los gobernados, se exponen en un nuevo panóptico del régimen de la disciplina basado en encerrar a las personas en cubos de vidrio, totalmente vigiladas, para asegurar el control del poder, donde los dominados se exponen y por amenaza a represalias, mantiene a los individuos, disciplinados en su sumisión.

En otras palabras, la dominación basada en la represión de la libertad de pensamiento y de expresión, adquiere una nueva apariencia. Una nueva forma de gobernanza. Donde la sala de máquinas desde donde opera es oscura, y atenta contra los principios generales del Derecho. Pero este no es el foco de la verdadera discusión. El fondo de este debate se encuentra en un nuevo sistema de persecución de la disidencia política, basado en el régimen de la disciplina psicopolítica, es decir, controlando la voluntad de las personas desde un plano inconsciente, y perpetuar la escalada de violencia política histórica imperante en el país, de vigilancia y castigo.

En conclusión, el verdadero debate está en un gobierno autoritario que quiere controlar el pensamiento y libertad de expresión de sus ciudadanos. Se plantea la preocupación de que esta ley, en lugar de promover la convivencia pacífica, pueda convertirse en un instrumento de represión política basado en el control psicológico de la población. Al final, el desafío para Venezuela no solo radica en enfrentar el fascismo y la intolerancia, sino también en encontrar un equilibrio entre la seguridad, el respeto a los derechos humanos, en el marco de la libertad de expresión. Para lograrlo, es esencial que cualquier medida adoptada para promover la convivencia pacífica sea compatible con los principios democráticos y los estándares internacionales de derechos humanos. En lugar de abordar con un sistema de vigilancia y castigo que socava los derechos fundamentales y los principios democráticos, equiparable como una especie de «fuego técnico», que consiste en combatir el fuego con fuego.

_______________

1 Han, B.-C. (2022). Infocracia: La digitalización y la crisis de la democracia / Infocracia: Digitalization and the Crisis of Democracy. Penguin Random House Grupo Editorial.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a