Periodistas siempre (II)

93

Por: Gloria Cuenca

Este mes se celebra a los periodistas, también su día.  Debiéramos hacerlo con bombos y platillos. Las circunstancias obligan a ser cautos. La persecución, agresiones, prisiones y demás actos en contra de la profesión de quienes trabajan a diario, no cesa. No me canso de escribir sobre este punto: arbitrariedad e ilegalidad en contra de medios y periodistas.  24 años de tormento. Muchos no se dieron cuenta sino a partir del 2007, con el cierre de Radio Caracas TV.

Como diría, Oscar Yánez, inolvidable Chivo Negro: “Así son las cosas”. La gran mayoría votó enloquecido por el personaje, hoy difunto. Nos dejó atados a la carreta de su revolución y pegados con pega loca a sus servidores. Fue “i que” un voto castigo. Los castigados hemos sido nosotros.

Estamos pendientes, a diario, del acoso que hacen contra los colegas: reporteros, periodistas, fotógrafos, camarógrafos; algunos presos y otros obligados a presentarse en tribunales. Todo anotado en la memoria, con tinta indeleble, sin olvidar nada.

Me siento orgullosa de esos muchachos salidos de las universidades, quienes eligieron esta hermosa carrera para servir de intermediarios entre el suceso y el público. Lidian a diario.  Soportan toda clase de amenazas, mortificaciones, persecuciones y hasta robos por parte de las autoridades. Algunos estudiaron en centros de formación que no están a la altura de las exigencias académicas. Tendrán que hacer postgrados: especializaciones y maestrías para completar su formación. Otros, escogieron mal camino, ahora son propagandistas. Allá ellos.

¿Por qué periodistas siempre? Por cuanto hay algunas confusiones que ocurren con diversas profesiones de la Comunicación Social. Son integrantes del todo que es la CS, pero no son iguales. A estas alturas no deberían existir esas dificultades para señalar las diferentes disciplinas y profesiones. En primer lugar, entre periodistas y comunicadores.

El título desde 1972 dice licenciado en Comunicación Social. Los egresados son periodistas, es decir, profesionales del periodismo —reporteros, reporteros gráficos, secretarios/as de redacción, gerentes, editores, diagramadores, constructores y productores de la información noticiosa— con todas las implicaciones que se derivan de esto.

La comunicación social es una ciencia: tiene objeto, método y leyes para su estudio. Quienes la estudian, (hay Maestría) son comunicólogos/as.  Mientras el periodismo es una profesión de larga data en nuestro país. Con Ley, aprobada desde 1972, le da categoría profesional; Código de Ética y normas muy claras para su ejercicio. No hay contradicción entre ser periodista y comunicólogo/a. En cambio, si hay contradicciones con otras profesiones que se dan al interior del todo que es la CS. Por ejemplo, entre periodistas y relacionistas públicos, con prohibición expresa en el Código de Ética de los Periodistas de ejercer, ambas profesiones cuando se es encargado de una fuente y se pretende ser relacionista de la misma.

La publicidad está prohibida en toda redacción que se presente como información noticiosa. (Obligatoria la orla negra. Artículos 21 y 22. Código de Ética de los Periodistas.) Existe la necesidad de conocer formas publicitarias que son antiéticas en el periodismo: publicidad redaccional, publireportaje y publicidad indirecta, entre otras; sin problemas éticos para los publicistas, prohibido para los periodistas.

Empiezan a dictarse normas para los “influyentes” (influencers, llamados comúnmente.) Hay preocupación en la Unión Europea, al punto de que se han dado a la tarea, en conjunto con la Universidad de Navarra, de hacer un libro, con un código para establecer normas. En particular, la preocupación se da para con niños/as y adolescentes, dada la imposibilidad de captar lo riesgoso y más aun peligroso que puede ser el uso indiscriminado de las redes sociales.

¿El influyente, un nuevo tipo de líder de opinión? Tal vez, habrá que analizarlo. Puede o no ser periodista. Un periodista e influyente como tal, tendrá que aclarar que está transmitiendo o divulgando su opinión, y no crear confusiones. (Deberá señalar la diferencia entre opinión e información noticiosa) Tendremos que seguir indagando en el tema. Queda mucho por decir.

Para quienes amamos esta profesión resulta fácil entender límites, bondades, peligros y consecuencias, buenas y malas, de su ejercicio. También su enorme responsabilidad. Anunciamos que estamos amparados por la Constitución Nacional artículos 57 y 58, pero el régimen actual no quiere saber nada de esta libertad. Le molesta y desagrada.

Cumplir con la verdad, la oportunidad y la imparcialidad al informar noticiosamente es un placer. Lo saboreamos, intensamente, quienes estamos dentro del periodismo. Somos y seremos periodistas siempre, esa es nuestra verdad. Sin confusiones. ¡Feliz día y mes del periodismo! A pesar de los pesares. 

GLORIA CUENCA | @editorialgloria

Escritora, periodista y profesora titular jubilada de la Universidad Central de Venezuela

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.