30.6 C
Caracas
lunes, 22 abril, 2024

Las lágrimas de Jesús y otras sombras

-

Jesús Alejandro disparó un arma en pleno Times Square de Nueva York, adonde llegó después de cruzar la frontera hace menos de un año y donde ya es sospechoso de dos delitos. No podrá huir más. Ha ingresado al sistema penal de Estados Unidos, a los titulares de todas las cadenas de noticias. Es venezolano y vino a confirmar que la migración ha arrastrado también nuestras sombras. A todas partes.

Por: Leonor Suárez

Las imágenes llegaron por X (antes Twitter) y me estremecieron como la onda expansiva de una explosión lejana. Se han quedado conmigo desde entonces, y aunque éstas líneas iban de cómo Miami se vistió de lentejuela para la edición número 36 de Premio Lo Nuestro, de la participación de Danny Ocean como presentador, de Joaquina en la alfombra roja tras recibir su primer Latin GRAMMY o de la ingenua simpatía de Mau y Ricky, las sombras del exilio se colaron entre los brillos de nuestra diáspora.

Hace unas semanas, una madre gritaba desgarrada «mi bebé» en las calles de Nueva York. Un chico de quince años volteaba a la cámara arrugando la cara para aguantar el llanto como si acabara de entender que ha hecho algo mal.

Pero no se trata de una escena doméstica, ambos están rodeados de policías uniformados y el chico está esposado. Hace apenas unos días, Jesús Alejandro disparó un arma en pleno Times Square de Nueva York, adonde llegó después de cruzar la frontera hace menos de un año y donde ya es sospechoso de dos delitos.

Jesús y un segundo adolescente que fue detenido en la escena intentaban robar una tienda de artículos deportivos que se especializa en streetwear.

Jesús no podrá huir más. A ningún lado. Ha ingresado al sistema penal de Estados Unidos, a los titulares de todas las cadenas de noticias. Jesús es venezolano y vino a confirmar una verdad innegable. La migración ha arrastrado también nuestras sombras. A todas partes.

Y ha llegado a la capital de la idea misma que desde el discurso del poder en Venezuela les dio permiso a reproducirse: “El imperio”. Mientras, los tentáculos de la violencia como un instrumento del poder y el miedo estremecen a toda América Latina.

La activista Rocío San Miguel no pudo salir de Venezuela y su pasaporte español de poco ha valido. El exmilitar venezolano Ronald Ojeda Moreno refugiado en Chile fue secuestrado en su apartamento de Santiago con el cobijo de la oscuridad de la noche y la sorpresa de un país cada vez menos tranquilo.

Parece que no hay escondite para el exilio venezolano. Nadie sabe aún dónde está Ojeda Moreno, poco sabemos del destino de Rocío San Miguel detenida en los calabozos del SEBIN. 

De Jesús sabemos suficiente. Será juzgado como mayor en Nueva York y su tía ha dicho que “debe pagar” por lo que hizo. Sobre Jesús caerá todo todo el peso de la ley, él parece haberlo entendido apenas en aquel video.

La muestra de un país que solo le enseñó a sus hijos violencia, supervivencia y arrebatar al otro lo que tiene a la fuerza como un par de zapatos, comida. Luego la libertad o la vida. 

Me conmovió la madre, quizás apenas entendía la dimensión del sistema estadounidense. Me conmovió también Jesús. Al tiempo que la escena me producía vergüenza y una necesidad casi refleja de defenderme, de dibujar una línea que me separara de aquello, pero que irremediablemente también me unía.

Entendí pronto que no había otro remedio. A Jesús le toca aprender y a nosotros encarar la oscuridad de nuestras sombras mientras el miedo se sigue colando entre ellas lejos, muy lejos de casa.

Aunque históricamente nuestros males se presenten o se tapen con un chiste o con el ruido de los influencers interesados, debemos resistir; esquivar el espejo.

Esa capacidad criolla de reírnos de nuestras desgracias, es una destreza que utiliza muy bien la propaganda en Venezuela en pleno año electoral. Esta vez no pude escuchar la música ni dejarme cegar con el brillo de las estrellas, la oscuridad está muy cerca.

LEONOR CAROLINA SUÁREZ / X: @LeonorSuarez / Instagram: leocarosuarez

Estratega de contenidos, escritora y guionista radicada en EE UU. Licenciada Cum Laude en Derecho de la UCAB y máster en Comunicaciones de University of Florida. Cuenta con más de diez años de experiencia en periodismo digital y producción audiovisual. Fun fact: participó en Miss Venezuela 2004.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a