La entrevista sobre un referendo revocatorio que no fue

407

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

Con el título, Hay temor, pero la gente está dispuesta a firmar para el revocatorio, teníamos previsto publicar en la web de El Pitazo la entrevista realizada el jueves al presidente del Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover), Nicmer Evans, quien celebró como una victoria temprana el hecho de que el Consejo Nacional Electoral aprobara, el 17 de enero, el inicio del proceso para un posible referendo revocatorio contra Nicolás Maduro. La conversación quedó grabada en los canales Youtube y Facebook de El Pitazo, donde la pueden ver y analizar. 

Un día después de la entrevista, el viernes de esta semana, la mayoría oficialista en el ente electoral destrozó la ilusión de encontrar una salida a la crisis política nacional a través de un referendo, que no era bien visto por todos los sectores de la oposición. 

Tal vez, el madurismo y la mayoría madurista del CNE, coordinada desde la Asamblea Nacional oficialista por Jorge Rodríguez, le hizo un favor a 80% de la población venezolana que quiere la renovación del Poder Ejecutivo. Quizás se repita lo que sucedió en Barinas, donde Sergio Garrido barrió al exministro Jorge Arreaza en la repetición de las elecciones. Pero para ello algunas condiciones aplican.

¿Qué dijo Evans?

El politólogo y director del medio nativo digital Punto de Corte nos aseguró el jueves que en el CNE se manejaba la posibilidad de prescindir del proceso de recolección de firmas para tranquilidad de quienes estuvieran a favor del revocatorio. 

“En 2003 se logró activar el mecanismo pero con una serie de obstáculos y en 2016 se obstaculizó el paso siguiente a 1%, pero recientemente el rector Roberto Picón informó que en 2016 ya estaba aprobado que no se recolectarán firmas sino manifestaciones de voluntades en centros electorales con captahuellas y cuadernos de votación y asume que solicitarán la creación de un software por parte del CNE que garantice la confidencialidad de quienes participen en el proceso. La ventaja ahorita es que tenemos dos rectores en el CNE”. 

Ahora veamos lo expresado por Evans en el momento en que le planteamos una interrogante de una usuaria de El Pitazo

“¿Quién se va a arriesgar a estampar la firma para un revocatorio? La experiencia pasada es suficiente para no hacerlo”

—Hay temores, pero la gente está dispuesta a firmar. Hemos tenido la oportunidad de hacer asambleas y estar presentes activamente en el contacto con las personas en las calles y vemos personas dispuestas a firmar. Si no están de acuerdo, está bien, pero necesitamos 4,3 millones de firmas, no que todo el registro electoral vaya a firmar. Estamos trabajando para que eso (el intento de 2016) no se repita y tenemos comprobación de que se está discutiendo en el CNE y está preaprobado un mecanismo distinto a la recolección de firmas. Sin embargo, con los temores de la persecución, ¿qué va a perder un trabajador de la Administración Pública que gana dos dólares al mes?

Vea la entrevista que el director de El Pitazo, César Batiz, hizo al politólogo director del medio nativo digital Punto de Corte y presidente del Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover), Nicmer Evans.

Del resto de la entrevista sobre un referendo revocatorio que no fue, quisiera destacar estos dos puntos que me parecen relevantes para el análisis:

  1. Al preguntarle sobre ¿por qué no esperar a la elección presidencial de 2024?, Evans dijo: “Lo peor que puede pasar es que el referendo no se dé y la ganancia sería un ejercicio de presión interna para la unificación de la oposición y acelerar los procesos de primarias, o un consenso para las elecciones de 2024”. 
  2. Durante la entrevista, el presidente de Mover mencionó los conflictos internos del chavismo e, incluso, citó lo que dijo la exministra Maripili Hernández, acerca del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, como posible candidato oficialista en una elección presidencial tras la revocatoria de Maduro. 

Por eso al preguntarle ¿a cuál sector del chavismo le conviene que haya un revocatorio?, respondió: “Al chavismo, porque el madurismo, una tendencia dentro del chavismo, ha buscado desplazar de manera sistemática al sector que se define como chavista. Hay una serie de sectores que se definen chavistas y han expresado públicamente que les conviene, desde exministros de Chávez pasando por el Partido Comunista de Venezuela (PCV)”.

El necesario sereno análisis para construir y no destruir

Desde que Evans, junto al exgobernador César Pérez Vivas y el exparlamentario Nelson Chity La Roche, entre otros dirigentes políticos, comenzaron a impulsar el referendo revocatorio, sectores de la misma oposición dudaron.

Tras la decisión del CNE del 17 de enero, líderes opositores mostraron incredulidad y advirtieron que pronto vendría la trampa. 

Juan Guaidó, incluso, cambió la denominación y llamó plebiscito. Dijo que en unidad se trazaría la hoja de ruta para activarlo. 

Si algo no puede hacerse desde la inmadurez humana y política es decirle “te lo dije” a Evans, Pérez Vivas y Chity La Roche. De nada ayuda una recriminación como esta. Es el momento de construir como buen alfarero, con lo que se tiene a la mano.

  1. El hecho de que sectores opositores se adelantaran a advertir que el oficialismo no dejaría avanzar el referendo revocatorio, indica que existe claridad de que no se cuenta con una vía exprés para que Maduro salga del poder. Pero este debe ser un llamado a la acción y no al desánimo. Como advirtió Evans en la entrevista, el ahora fallido revocatorio debe ser un “ejercicio de presión interna para la unificación de la oposición y acelerar los procesos de primarias, o un consenso para las elecciones de 2024”. 
  2. El ejemplo que Barinas dio. El estado natal de Hugo Chávez dejó claro que nada es imposible con unidad de acción, organización y acompañamiento de los ciudadanos cansados del abuso del chavismo. Allí está, de nuevo en el horizonte, la elección presidencial de 2024.
  3. Como lo hemos comentado antes, en cita al profesor Luis Salamanca, estamos en el trienio del cambio político democrático. Este lapso comenzó el 1° de enero de 2022 y concluirá el día que se realice la elección presidencial en 2024. Desde ya se requiere la construcción, sin egos, vanidad y oportunismo, pero sí con mucha inteligencia y empáticos con el sufrimiento de los venezolanos, de una salida democrática unificada que responda a ese 80% de venezolanos que quiere cambiar a Maduro. La realización de primarias opositoras para validar y fortalecer liderazgos, parece un buen camino. 
  4. Buscar condiciones y ofrecer condiciones. Una negociación que debería seguir en México, como pide la oposición y hasta ahora se niega el oficialismo. En ese diálogo se acordarían condiciones electorales y se buscarían salidas para los líderes del oficialismo que temen un castigo por lo ocurrido en estos 22 años de gobierno. 
  5. El oficialismo claro que no se quedará con los brazos cruzados a la espera de que llegue la elección presidencial de 2024. Lograr éxitos en la gestión económica y aumentar la caja para afrontar esa campaña electoral, son claros objetivos del madurismo. Pero también, desde Miraflores y Fuerte Tiuna buscarán aumentar las contradicciones y divisiones en la oposición. De seguro perseguirán a sus líderes para impedir la organización que el sector opositor necesita para alcanzar la victoria en las presidenciales.
  6. El penúltimo punto se lo dejo a algo que expresó el propio Evans. En el oficialismo existen tensiones. Se piensa en una posible sucesión de Maduro, quien el 16 de enero, en la Asamblea Nacional, pidió que lo dejen gobernar hasta 2030. ¿Para quién era ese mensaje? ¿Para la oposición o para el chavismo? Parece claro que es para los suyos. Además, está pendiente la decisión de la Corte Penal Internacional. ¿Afrontará Maduro una campaña si pesa sobre él una orden de detención por crímenes de lesa humanidad? Falta tiempo para conocer la respuesta.
  7. Finalmente, en estos hipotéticos 23 meses para la elección presidencial, desde el oficialismo pueden inventar cualquier trampa para ahogar la esperanza democrática. Recuerden que Maduro tiene como amigos al turco Erdogan y al nicaragüense Ortega.

CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.