26.2 C
Caracas
martes, 20 febrero, 2024

El Apartaco, un portal a la Venezuela subterránea

-

En un apartamento de Medellín se está contando el Lado B de la cultura venezolana reciente de la mano del podcast El Apartaco. El formato viene a dar las pistas de un movimiento musical que se forjó en la pared de Petare, en las ruinas de la tragedia de Vargas o en el Parque Los Próceres, mientras una sociedad disimulaba al ritmo del pop internacional o del tecnomerengue.

Por: Leonor Carolina Suárez

A pesar de los esfuerzos (interesados) de la Fiscalía y su fiscal general por dar información sobre la muerte de Canserbero, encontrar reportes creíbles sobre el rapero más importante de Venezuela es casi imposible. De Tirone José González Orama, a.k.a Canserbero, se conoce poco por múltiples razones. El país y la industria musical se venían abajo mientras él ascendía; el género contaba entonces con poca o casi ninguna cobertura mediática de los medios tradicionales y su inesperada muerte dejó más preguntas que respuestas.

El reciente reconocimiento de Canserbero y otros exponentes como Akapellah por medios internacionales como Billboard y Rolling Stone le han dado luz a los aportes de los venezolanos al rap en español. Pero más allá de la música y los datos más básicos, poco se conoce del contexto que los vio nacer. En estos días, sin embargo, descubrí el lugar que intenta armar las piezas del rompecabezas de una escena invisibilizada.

No es el canal de YouTube de Alofoke, el reconocido presentador de radio dominicano, quien logró estos días una entrevista en directo con Tarek William Saab sobre el caso Canserbero; no son los medios nacionales o internacionales tratando de cubrir la noticia del rapero sin mucho contexto. Ese lugar tampoco es la Escuela de Nada, el popular podcast de tres comediantes venezolanos donde se comenta la actualidad o se entrevistan raperos, con efectiva intención de entretener, pero sin aspiración de informar. El rompecabezas se está armando en un lugar llamado El Apartaco. 

El Apartaco es un podcast de conversaciones sobre la escena del rap venezolano que no busca lanzar teorías sino empezar por el principio: darle orden y contexto a la historia del hip hop nacional en la voz de sus protagonistas. 

Hasta hace poco, no solo la muerte de Canserbero, todo lo relacionado al rap venezolano y el nivel de sus exponentes era un secreto a voces entre los entendidos. Lo confirmé el día en que, como coescritora para el podcast de KEXP Cancioneros, presentado por la reconocida periodista musical argentina Albina Cabrera, escuché al rapero Trueno decir: “Venezuela es un país que respira hip hop realmente muy fuerte”.

¿Lo intuía? Sí, habiendo compartido en Miami con la nueva generación del género urbano, la huella del freestyle era evidente en Micro TDH, ADSO Alejandro o Big Soto. Así, llegué de manera natural a raperos como Akapellah o Lil Supa. Pero cuando escuché aquella sentencia Trueno, hijo de una leyenda del rap argentino, me llené de curiosidad. 

Meses más tarde, conocí a Antonio Alarcón, en Seattle, para la presentación de ese mismo podcast del que Trueno fue parte, junto con su revelación sobre nuestro país. Antonio Alarcón es un colombiano especialista en mercadeo cultural y lideró proyectos como la famosa Batalla de Gallos de Rebull, un espacio donde el freestyle callejero tomó forma en Latinoamérica.

Fue una competencia que se convirtió en la primera tarima oficial de algunos de los pioneros y los exponentes actuales del rap latinoamericano, incluido Trueno, pero que se derrumbó en Venezuela con la crisis del país en 2008. Desde entonces, la escena del rap venezolano se oscureció. 

No me extraña que sea en Medellín donde surge algo como El Apartaco, el podcast que trata de explicarlo todo, porque en Colombia –y específicamente en Medellín– se descubre el valor de la comunidad.

Lo ha dicho el reggaetonero puertorriqueño Nicky Jam y es evidente en la alianza artística de exponentes musicales globales como J. Balvin y Karol G. Lo dice también Alberto Aguero, conocido como Kiko, el presentador de El Apartaco, quien además es DJ y manager del rapero venezolano Akapellah.

Kiko admitió desde el primer episodio, publicado hace poco más de un año, cómo Medellín les ha hecho sentir en casa y permitido construir comunidad. Eso es lo que necesitan las escenas musicales para hacerse movimientos. Es lo que está ocurriendo en Miami con el popetón de Elena Rose, Danny Ocean y Rawayana; y que ya debería pasar con el rap venezolano.

Los episodios, que pueden llegar a durar tres horas, no tienen desperdicio. La intención de Kiko de preguntar por datos y fechas específicos hace una labor de documentación clave para contar la historia de un movimiento de impacto internacional. Son conversaciones relajadas, de insider, pero con una curiosidad periodística que tanta falta hace en el mundo de los podcasts. 

En ese apartamento de Medellín, se está contando el lado B de la cultura venezolana reciente, ese que muchos no queríamos ver entonces, ese que se forjó en la pared de Petare, en las ruinas de la tragedia de Vargas o en el Parque Los Próceres, mientras una sociedad disimulaba al ritmo del pop internacional o del tecnomerengue.

Defensores del hip hop estadounidense han dicho que no te puede gustar la música sin la cultura. Visite pues El Apartaco, la documentación necesaria de una cultura que nació bajo la superficie y que vio luz en el freestyle. 

LEONOR CAROLINA SUÁREZ / X: @LeonorSuarez / Instagram: leocarosuarez

Estratega de contenidos, escritora y guionista radicada en EE UU. Licenciada Cum Laude en Derecho de la UCAB y máster en Comunicaciones de University of Florida. Cuenta con más de diez años de experiencia en periodismo digital y producción audiovisual. Fun fact: participó en Miss Venezuela 2004.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a