Crisis políticas… historia sin fin

149

Por: Marcos Hernández López

La crisis política no es tanto una pérdida de relevancia sino algo más profundo y complejo: es una pérdida de confianza de los ciudadanos hacia su clase política. La crisis política afecta directamente a la dinámica política y también lo que detrás de ella por un efecto dominó, allí el peligro de esta crisis, su sustancias y efectos.

Las crisis políticas tienen consecuencias claras en el plano electoral: ante la rotura de expectativas puestas en los políticos, aumenta el voto a partidos antisistema que, aprovechando el clima de crisis económica y social, señalan a la clase política como la causante y la culpable de la situación, y se postulan como solución alternativa.

Un caso concreto venezolano son las elecciones de 1999. El chavismo logró el triunfo electoral suficiente para concentrar fuerzas en torno al liderazgo que Hugo Chávez. Asimismo, se logró la lealtad de las Fuerzas Armadas para blindar el proceso revolucionario a través de su incorporación a la gestión gubernamental, y perfeccionó los métodos de control sociopolítico de la población neutralizando la independencia de las instituciones del Estado y, estratégicamente, dividiendo la mayoritaria oposición política.

Pese a las condiciones adversas, tanto en el plano económico como en el terreno político, Maduro ha podido unificarse en torno al propósito vital de controlar el poder y gobernar en minoría. El madurismo tiene varios desafíos en esta crisis política: la falta de apoyo popular, el naufragio de la economía, el descrédito internacional y la pandemia. Con un 80% de rechazo según nuestras encuestas, Maduro debe hallar alguna forma de solución para estos problemas si quiere darle continuidad a su poder hasta el 2024.

Ya no hay eventos y decisiones articuladas a las temáticas políticas que no sorprendan a la mayoría de los venezolanos y más si viene del gobierno Maduro. En la lucha diaria, emergen nuevos y viejos actores, realidad que invita a analizar la dinámica socio histórico de Venezuela.

Si enfocamos la aguda crisis política que transita el país, observamos y percibimos que nuevamente se está fraguando una reconfigurada sociedad civil, asociada a la crisis de credibilidad de las instituciones públicas por sus diversos nudos críticos. Todo ello acompañado del crecimiento de una reflexión que surge de la interpelación hacia la actual clase política en general, terreno fértil para la antipolítica.

Es relevante revisar en el análisis cuantitativo de abril 2013, mayo 2018, diciembre 2020, noviembre 2021 y enero 2022…Nicolás Maduro está atrapado en diversos nudos críticos, con una precaria popularidad y un capital político en decadencia, Maduro se encuentra dentro de un laberinto con una sola salida: Negociar, aunque se muestre arrogante frente a ello.

Cualquier solución política a la crisis que transite, el país debe moverse en las premisas de una negociación entre los mismos venezolanos, facilitada por los gobiernos aliados de Europa, Estados Unidos y organismos multilaterales y que se selle con unas elecciones libres con garantías del voto, competitivas, y transparentes.

Es indiscutible, Nicolás Maduro está débil, sin apoyo popular, más violento que nunca, embriagado de la sinrazón, llevándose por el medio, de manera muy ruda, a todos los principios de valores democráticos y de justicia. Lo grave es que no piensa en el mañana que sí existe y, en su momento lógico, el gobierno va a caer. Es un axioma, los cambios en la política siempre serán inevitables, es decir, que todavía hay espacio suficiente para la fe y la esperanza en el cambio político en 2022 o 2224.

MARCOS HERNÁNDEZ LÓPEZ | @Hercon44

Sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión. TW e IG: @hercon44

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.