19.2 C
Caracas
lunes, 4 julio, 2022

Zulia | Cultora popular: “No necesitamos un bono sino fuentes de empleo”

María Antonia Gutiérrez rechaza los bonos asignados por el gobierno de Nicolás Maduro, porque, a su juicio, no resuelven la crisis de los cultores. Desde hace cuatro años dejó de crear piezas, debido al cierre de las empresas que procesan la materia prima del rubro artesanal

-

Santa Bárbara de Zulia.- Desde este mes de febrero se conoció, a través de las redes sociales del Carnet de la Patria, que el gobierno de Nicolás Maduro comenzó la asignación del bono a los cultores populares en Venezuela. Sin embargo, María Antonia Gutiérrez Contreras, de 78 años, una artesana que crea piezas en cerámica en el Sur del Lago de Maracaibo, no fue contactada por ningún ente gubernamental para recibir este beneficio y asegura que rechaza los bonos, porque son un mecanismo de control social por la proximidad de eventos electorales.

La artesana indica, desde su hogar en la capital del municipio Colón, en el estado Zulia, este miércoles 3 de febrero, que no está de acuerdo con que los cultores en el país reciban ese dinero; por el contrario, cree pertinente el fomento al empleo y la reapertura de empresas que procesan materia prima para ejecutar sus creaciones.

LEE TAMBIÉN

Zulia | ONG atiende a 500 familias de escasos recursos en el municipio Pulgar

“Los bonos no resuelven nuestro problema. Yo no estoy de acuerdo con recibirlos; eso es para personas facilistas. En mi caso, me gané la vida trabajando para que mis siete hijos tuvieran alimentación y estudio. Aún hay quienes se contentan con dinero fácil sin hacer esfuerzos. Estos bonos los otorgan porque vienen campañas y elecciones”, dice la ceramista con tres décadas de experiencia en la fabricación artesanal de la cerámica, que también pinta con diversas técnicas.

En el caso particular de Antonia, como así prefiere que la llamen, cuenta que ha sido afectada por la crisis económica y social del país. Desde el año 2016 dejó de comprar la materia prima y no recibe pedidos de sus clientes. Menciona que solía viajar hasta el estado Mérida, pero en esa entidad hace tres años cerraron dos fábricas que procesaban barbotina, que es el líquido con el que da vida a su arte moldeado.

En el hogar de la septuagenaria solo quedaron, en repisas y vitrinas, al menos 500 piezas a la espera de reunir recursos para crear nuevos biscochos o revestir los existentes con pinceladas cromáticas. “Si las empresas abren y los dueños acceden a materia prima y generan empleos tendríamos la posibilidad de retomar nuestras faenas”, insiste.

Una vida dedicada  a la artesanía

Antonia nació en San Simón, en el estado Táchira, fronterizo con Colombia. En la década de los años 60 llegó a Santa Bárbara de Zulia. Desde pequeña aprendió de su padre a pintar pesebres y santos en las localidades andinas Lobateray y El Vigía.

Uno de sus primeros contactos con las manualidades fue en la escuela artesanal Cira Vega, situada en el sector 20 de Mayo en Santa Bárbara que, según ella, no recibe atención oportuna por parte de las autoridades. Allí aprendió a hacer muñecas de trapo, peluches, floristería, pintura sobre tela y bordado en lentejuelas, pero fue la pasión por la cerámica lo que robó su atención.

En la ciudad de Maracaibo, la capital de Zulia, fue adiestrada en las técnicas barbotíneas. Gutiérrez dictó talleres en diversas localidades del país y agradece el reconocimiento como cultora por parte de Carlos Buttaci, quien fue alcalde del municipio Colón. «Las instituciones culturales no se han dedicado a efectuar una labor integral; antes éramos tomados en cuenta, pero todo decae y mucha gente se dedica a otros oficios».

Entre los años 1977 y 1999 se formó en la elaboración de la cerámica. Luego de esto, antes de la llegada de Hugo Chávez al poder, logró comprar moldes, hornos, alambre refractario, así como pinturas, pinceles y demás materiales de su quehacer artístico. Hoy en día no puede comprar siquiera un solo saco del material barroso.

LEE TAMBIÉN

Zulia | Habitantes de Santa Bárbara reportan fallas de internet y telefonía

“Mi negocio era próspero, muchas personas me buscaban para comprar sus recuerdos para las celebraciones como 15 años, bodas, para obsequios especiales; de hecho, las ventas decayeron al 100% y hoy mis hijos son los que me mantienen”, expresa aún con las ganas intactas de seguir creando. Incluso, llegó a ser la principal distribuidora de este rubro en el Sur del Lago.

Ella asegura que no tiene intención alguna de registrarse en la plataforma del carnet que creó el oficialismo para asignar dinero a los venezolanos.  Solo este año, Nicolás Maduro ha otorgado 11 bonos, entre ellos el de los Cultores Populares, cuyo monto aún no ha sido revelado y que María Antonia no está de acuerdo con recibir.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a