20.4 C
Caracas
jueves, 18 agosto, 2022

Estudio | 5 de cada 10 médicos residentes deben usar insumos adquiridos por pacientes

66% de los médicos residentes del país ha sufrido acoso laboral en el último año; 38% algún tipo de agresión por pacientes o familiares y 45% ha sido víctima de robos, hurtos, amenazas o lesiones en el trabajo, indica la más reciente Encuesta del Observatorio de Universidades, conocida como Enobu Salud 2022

-

Barquisimeto.- 5 de cada 10 médicos residentes del país deben usar insumos adquiridos por los propios pacientes por las fallas de dotación del Estado. La escasez de insumos es un detonante para la violencia institucional y tiene consecuencias sobre la salud mental del personal sanitario, revela un estudio del Observatorio de Universidades (OBU) presentado el martes 28 de junio.

La organización encuestó a 1.313 estudiantes y profesores de medicina, enfermería, bioanálisis, fisioterapia, nutrición y odontología que realizan prácticas en hospitales y ambulatorios de 110 municipios de Venezuela. La muestra fue tomada entre marzo y abril de este año.

66% de los médicos residentes consultados ha sufrido acoso laboral en el último año; 38% reportó algún tipo de agresión de pacientes o familiares y 45% ha sido víctima de robos, hurtos, amenazas o lesiones en el espacio de trabajo, agrega la investigación aplicada en los decanatos de ciencias de la salud de nueve instituciones, incluyendo la Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad de Carabobo (UC), Universidad del Zulia (LUZ), Universidad de Oriente (UDO), Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Ucla), entre otras.

“La violencia se concentra en mayor medida contra los residentes de postgrado. Los universitarios de la salud se forman, estudian y trabajan en un contexto hostil, precario y de privatización de facto. El peso de la ausencia del Estado recae sobre los pacientes y los estudiantes de pregrado y postgrado que hacen vida en los hospitales universitarios”, esbozó el sociólogo Carlos Meléndez, coordinador del OBU.

El experto considera que el plan ordenado por Nicolás Maduro el mes pasado para investigar la escasez de insumos afianza la persecución contra el personal sanitario y evade la responsabilidad del Gobierno que no garantiza la gratuidad de la salud a la población.

Los consultados están en hospitales tipo IV y ambulatorios de 110 municipios | Foto: Liz Gascón (archivo)

Renuncias, depresión y ausencia de servicios

La encuesta indica que el Estado aporta solo 31% de los insumos a los centros de salud. Asimismo, expone que 7 de cada 10 residentes adquieren por su cuenta los equipos de protección personal. 75% de los residentes ha padecido COVID-19; 55% se desenvuelve en áreas con alta exposición al virus, pero solo 48% tiene tres dosis del esquema de vacunación.

La escasez de implementos y materiales de limpieza en hospitales y ambulatorios se sitúa en 73%; el déficit de personal de mantenimiento en 67%; la falta de iluminación en 60%; falta de contenedores para desechos en 53% y falta de lavamanos en 52%. En 33% de los centros de salud no tienen plantas eléctricas y en 65% no hay servicio eléctrico permanente. Solo 8% de los hospitales cuenta con agua por tuberías todo el día y 29% nunca tiene suministro, dice el estudio.

“Uno de los llamados que queremos hacer sobre la base de nuestros hallazgos es que no podemos criminalizar a los universitarios de la salud que están en condiciones adversas por falta de insumos, de infraestructura y equipamiento. Un dato revelador de la encuesta es que 7 de cada 10 estudiantes o profesores (del sector) han visto renunciar a un compañero de estudios o trabajo en el último año”, sostuvo Meléndez.

El sociólogo Carlos Meléndez, coordinador del OBU, contó que 7 de cada 10 estudiantes o profesores (del sector) ha visto renunciar a un compañero | Foto: Liz Gascón (archivo)

La salud mental es otra de las áreas analizadas por la organización. 6 de cada 10 estudiantes y profesores han tenido dos o más síntomas de depresión en los últimos meses. Por otra parte, 40 de los 809 estudiantes de pregrado dijeron que han tenido pensamientos suicidas.

En cuanto a la migración, el estudio señala que 4 de cada 10 estudiantes de pregrado piensan irse de Venezuela al terminar la carga académica.

4 de cada 10 médicos residentes comentaron que no tienen acompañamiento continuo de los médicos adjuntos. La cifra aumenta entre los estudiantes de pregrado que realizan sus prácticas clínicas: 64% no tiene la supervisión de adjuntos en las guardias, reitera el estudio titulado Enobu Salud 2022.

El OBU detalla que más de un tercio de los docentes califica de regular a deficiente la formación académica de los estudiantes de ciencias de la salud. Asimismo, advierte que mientras los hospitales universitarios de otro países de América Latina centran sus esfuerzos en la investigación, la actualización tecnológica y la digitalización, la mayoría de los centros de salud en el país no tiene internet ni computadoras para quienes enseñan o estudian.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a