17.7 C
Caracas
jueves, 30 junio, 2022

Falconiano ahogado al tratar de entrar a Aruba quería ampliar su peluquería

Carlos Enrique Sánchez Zárraga era nativo de Los Taques, de donde salió en lancha para Aruba en busca de trabajo para poder cumplir su sueño de hacer crecer su peluquería. Ahora sus familiares piden ayuda para repatriar su cuerpo

-

Punto Fijo.- Trabajar en Aruba para tener una peluquería más grande que la del municipio Los Taques, del estado Falcón, era el sueño de Carlos Enrique Sánchez Zárraga, un falconiano de 39 años que se ahogó mientras recorría unos 600 metros nadando para llegar a la orilla de la playa de la isla de Aruba. La embarcación en la que viajaban ilegalmente Sánchez Zárraga y otras 25 personas en la madrugada del 25 de noviembre, los dejó a 600 metros de distancia de la orilla para evitar ser vista por las autoridades.

Carlos Enrique Sánchez era conocido en el pueblo pesquero de Los Taques como «Capino» por su color de piel, mucho más claro que la de la mayoría de los nativos del lugar. El fuerte sol que acompaña al pueblo rodeado de mar hacía que Capino tuviera un color rojizo en su piel e incluso pareciese un albino.

Aunque la familia de «Capino» se dedica a la pesca, como la mayoría en esta localidad, ubicada a unos pocos minutos de la refinería Amuay (parte del Complejo Refinador de Paraguaná y del Parque Eólico), «Capino» siempre soñó con ser un estilista reconocido. Esto lo llevó a trabajar duro para tener su propio local en Los Taques, donde era muy querido por su personalidad jocosa y tranquila.


«Capino» sabía que del otro lado del mar Caribe podría encontrar el empuje económico que tanto buscaba para completar su sueño. Además, en la isla de Aruba también tenía familiares y amigos con quienes podía contar para empezar de cero.

En la isla, los trabajos de peluquería y barbería son más costosos que en Venezuela, y prestando sus servicios, Sánchez podría reunir dinero para ayudar a su familia y también aportar al negocio en Los Taques para hacerlo crecer. La familia de «Capino» contó que era dedicado a la familia, era un hombre trabajador, no tenía hijos y tampoco se casó. 

La lancha en la que emigró «Capino» zarpó de manera clandestina | Foto: Archivo

Poco saben de cuándo tomó la decisión de migrar a Aruba en lancha, pero unos se enteraron unos días antes del viaje y otros el mismo día. Pagó 600 dólares que había reunido por su trabajo y cuando le dijeron que todo estaba listo para el viaje, abordó la embarcación. De esta no se tiene mayores datos; solo que iban 25 personas con él. 

El día del viaje 

El viaje clandestino salió de noche, como es la costumbre. Debían llegar en la madrugada del 25 de noviembre, pero cuando los familiares notaron que «Capino» no aparecía en Aruba, decidieron llamar a unos conocidos que viajaban en la misma embarcación. En ese momento fue cuando se enteraron de que el lanchero los dejó a unos 600 metros de playa y que los migrantes nadaron hasta encontrar la orilla en medio de la oscuridad, las zonas rocosas y las grandes olas. Pero nadie vio a «Capino» después de haber sido lanzados al mar.

«Había muchos que se estaban ahogando y la gente gritaba de desesperación. Unos llevaban salvavidas y otros no. Es una cuestión de supervivencia llegar vivos a la orilla», contó a la familia de «Capino» una mujer embarazada que iba en el viaje y que logró reunirse con su esposo en la vecina isla.

Autoridades hallaron el cuerpo de «Capino» en avanzado estado de descomposición | Foto: Archivo

La desaparición de Capino fue reportada al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalisticas (Cicpc) en el estado Falcón. Fue el 2 de diciembre cuando un cuerpo fue visto en la playa Norte, junto a unas rocas y un salvavidas anaranjado. Debido a los días en el agua, presentaba un avanzado estado de descomposición, por lo que debían hacer el estudio forense. 

Luego 12 días de estudios forenses se comprobó que se trataba de «Capino» por la dentadura, la ropa y un tatuaje en su pierna derecha que quedó intacto, pese a las circunstancias. Ahora su familia pide apoyo gubernamental para repatriar el cuerpo y darle cristiana sepultura en la población de Los Taques. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a