Chef venezolano despunta en Chile con sus embutidos de diferentes sabores

Lewis Leonardo Díaz Pirela decidió emigrar con su familia a Chile, donde tras tocar algunas puertas se desempeña como profesor de una prestigiosa academia de gastronomía e impulsa su propia empresa de embutidos, Embutidos Díaz, que ofrece, entre otros productos con cerdo, chorizos de sabores únicos, con carácter y gran sabor a más de 100 clientes en Santiago y otras regiones del país austral

330
Díaz posee cinco empleados y un socio. Foto: Crónicas de Chile

Por Crónicas de Chile

Caracas.- Hay venezolanos que al conocerlos te remiten de inmediato al respeto, a la admiración y al orgullo. Suelen ser gentiles, capacitados, apasionados y con una voluntad que se impone ante las adversidades. Y Lewis Leonardo Díaz Pirela (@cheflewis_diaz) calza perfectamente en ese rango.

A los 40 años, este chef de cocina internacional, graduado en la prestigiosa escuela de arte culinario Zi Teresa, atravesó en los últimos tiempos esa especie de desierto que a muchos le impone emigrar forzosamente.

Pero hoy, con sumo sacrificio y amor por lo que hace, se reinventa como CEO de Embutidos Díaz ( @embuti2diaz ), una empresa que comenzó hace poco más de seis meses en la habitación de un pequeño apartamento y que ya tiene sede propia, página web ( embutidosdiaz.getjusto.com ) y más de 100 clientes en Santiago y otras regiones de Chile.

¿Cómo lo hizo? Díaz protagonizó una historia de resiliencia. La historia que aquí le contamos. “Me vine a Chile por avión con mi esposa y dos hijos. Con la ayuda de una pareja de venezolanos que tenía un restaurante de comida italiana fusión. Necesitaban un gerente y especialista en el área. Yo me entrevisté con ellos y estuve a cargo de ese restaurante durante tres meses”, recuerda quien en su natal Maracaibo destacó como gerente de control de calidad en los restaurantes Da Vinci y Maccheronis.

LEE TAMBIÉN

Inscríbete a la conversa online ¿Cómo es tu Guayabo por Venezuela?

Fueron días en los que la incertidumbre lo agobiaba. Vivía arrendado en un pequeño apartamento y trataba de ver cómo arrancar. Pateaba la calle, tocaba puertas y decía «yo sé hacer». Y no mentía. Lewis sabía hacer, pero no confiaban en él.

Su experiencia es un manjar para diversas áreas: Es panadero con certificado de la Universidad del Zulia y maestro pizzero de la Master Piece della Pizza, en Caracas, con formación charcutera de la Triple A Global y Miguel Molina.

En Europa estudió charcutería en el taller de las tradiciones, en Madrid, España, e hizo pasantías en Roma, Italia. “Fui profesor en Zi Teresa y luego formé mi propia marca llamada Alimdaca, donde dicté más de 100 cursos en Maracaibo. Llegué a dictar el curso más completo de toda Venezuela en charcutería”, resalta con orgullo.

Aun así, se sentía atascado, hasta que se postuló para la Brann Academy (@brannacademy), prestigiosa academia de especialización gastronómica, ubicada en Vitacura, Región Metropolitana de Santiago, donde lo aceptaron, pero no en rol protagónico sino como ayudante de docencia.

“Era ayudante de todos los profesores. Ellos decían que no me podían dar cursos sin conocerme. Empecé de ayudante y en algunas oportunidades me tocaba ser copero, pero bien, siempre centrado en lo que quería”, sostiene quien asumió competencias y cargas de trabajo demoledoras en lo moral y lo físico. Pero jamás se rindió. Incluso, celebró pequeñas victorias en medio de su contingencia, como lo fue la compra de una bicimoto.

Un día llegó la oportunidad de demostrar su formación y talento. La profesora de pizza no podía dar el curso, y el dueño de la academia, su ángel guardián, le preguntó si podía relevarla. “Yo dije: ‘esta es mi oportunidad’. Dicté el curso y me quedé con él, y poco a poco, me fueron dando otros. Al cabo de seis meses me convertí en el profesor con más cursos de la academia. Me ascendieron a chef corporativo de la empresa y los beneficios llegaron con esfuerzo y dedicación”.

Actualmente sigue impartiendo cursos on line, pero su prioridad es Embutidos Díaz, que funciona en una vivienda de dos plantas en la que también reside con su esposa e hijos gracias a un permiso de empresa familiar (reside en el segundo piso). Se encuentra al día con el permiso de sanidad, impuestos y todo el entramado legal.

LEE TAMBIÉN

EE. UU. | Venezolano lidera semillero de talentos del fútbol en Utah

Su antiguo jefe, además, se convirtió en un gran aliado al importar de China, a costo, los equipos que necesita. Y Lewis no se detiene. Diseñó y mandó a construir una marmita y una cámara de ahumado porque no tenía, por el momento, para unas nuevas semi-industriales. Así instaló su planta.

Tiene cinco empleados y, entre otros productos con cerdo, elabora chorizos de sabores únicos, con carácter, buena presencia y gran sabor. “Demostramos que existen miles de sabores que podemos encontrar dentro de un chorizo, una salchicha o un jamón”, afirma.

En esa constante evolución, resultó fundamental un coterráneo visionario y capacitado como él, Miguel Ángel Loyo, dueño de @alimentoselpaisano, la más importante distribuidora de alimentos venezolanos en Chile.

En tiempos duros para Lewis, Loyo lo buscó para para pedirle asesoría a fin de desarrollar varios productos y éste le dijo que no le iba a cobrar porque, algún día, tendría su empresa, y entonces le tocaría a la puerta para que lo ayudara contactándolo con potenciales clientes. Se dieron la mano y cerraron el trato. Hoy son socios con empresas pujantes, pero sobre todo, grandes amigos y mejores luchadores.

Por @CronicasDeChile 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.