20.7 C
Caracas
domingo, 26 junio, 2022

El hombre más longevo del mundo está lleno de salud y no toma medicinas

Nélida Pérez, una de los 11 hijos que tuvo Juan Vicente Pérez Mora, el hombre más longevo del mundo según el Rércord Guinness, asegura que su padre está lúcido, sano y que no toma ningún medicamento. El próximo 27 de mayo cumplirá 113 años

-

San Cristóbal.- Juan Vicente Pérez Mora sabe que es «el viejito más viejito del mundo». Así se lo hizo saber la mañana de este 18 de mayo a Jesús Rojas, un joven allegado a Don Vicente, como todos lo conocen en San José de Bolívar, el pueblo del Táchira donde el hombre más longevo del mundo vive desde que tenía cuatro años. El próximo 27 de mayo Pérez cumplirá 113 años.


El Pitazo conversó vía telefónica con Rojas, a propósito del reconocimiento anunciado este 17 de mayo por el Récord Guinness. El joven envió a este medio de comunicación un audio de Nélida Pérez, una de las hijas de Don Vicente que se encarga de atender a su padre junto a otras hermanas y una nieta.

«Es una bendición de Dios tenerlo a esta edad, llegar a ser el hombre más longevo del mundo, reconocido por los Récords Guinness. Estamos muy agradecidos, toda la familia, por tenerlo a esta edad todavía con nosotros, disfrutándolo inmensamente», dijo Nélida Pérez, una de los 11 hijos que tuvo Don Vicente con su esposa, fallecida en 1997, luego de 60 años de matrimonio.

La hija del hombre más longevo del mundo asegura que su padre está sano, lúcido y que no toma ningún medicamento.

«Lo más bonito es verlo todos los días lleno de salud. Él no tiene ninguna enfermedad que amerite atención médica, ni medicinas ni nada. Está muy bien de salud y eso nos complace todos los días porque lo vemos con las dificultades de su edad, pero lleno de salud», asegura.

Don Vicente come empanadas y arepa con mantequilla


Jesús Rojas, quien conoce a Don Vicente desde que tiene uso de razón, asegura que lo ha visto comer empanadas, arepas rellenas con mantequilla y mayonesa, porque con sus casi 113 años de edad no padece ninguna enfermedad.

«No sufre de azúcar, ni de tensión, ni de nada. Lo único es que ha ido perdiendo un poco los sentidos, como la vista, el oído y cuesta un poco entenderle cuando habla, pero él está lúcido», asegura.

Juan Vicente Pérez Mora nació el 27 de mayo de 1909  en El Cobre, municipio José María Vargas del estado Táchira. Fue el penúltimo de los 10 hijos que tuvieron Eutiquio del Rosario Pérez Mora y Edelmira Mora.

Según la reseña publicada por la organización Guinness, en 1914 la familia se mudó a Los Pajuiles, otra población de San José de Bolívar. A los 5 años comenzó a trabajar ayudando a su padre y sus hermanos mayores en labores agrícolas y en la cosecha de café y caña de azúcar. 

«A sus diez años de edad, Juan Vicente empezó a asistir a la escuela local, pero sólo durante cinco meses, ya que su profesora se enfermó. Afortunadamente, Juan aprendió lo básico de la lectura y la escritura gracias a un cuaderno que le regaló la maestra Carmen, a quien le tiene un cariño muy especial», dice la nota del Récord Guinness.

Posteriormente, Juan Vicente se trasladó a la aldea Caricuena de San José de Bolívar, donde trabajó como alguacil durante 10 años, encargándose de resolver disputas familiares y asuntos relacionados con la tenencia de tierras.

Una larga descendencia y mucha fe


Juan Vicente Pérez se casó con Ediofina del Rosario García y permanecieron juntos cerca de 60 años, hasta que ella murió, hace ya 25 años. Tuvieron 11 hijos, 6 varones y 5 hembras. Algunos ya han fallecido. Jesús Rojas dijo a El Pitazo que quedan vivos 3 mujeres y 3 hombres. La descendencia de Don Vicente suma hasta ahora 41 nietos, 18 bisnietos y 12 tataranietos. El hijo mayor de Pérez que aún vive tiene 78 años.

Don Vicente aún reside en la misma casa en la que construyó su familia junto a su esposa. Quienes lo cuidan aseguran que pasa cada día de su vida rezando rosarios, sentado en su silla de ruedas, sonriente y feliz. Aunque ya no toma un trago de miche andino todos los días, como lo hizo gran parte de su vida, de vez en cuando se lo permiten.

Para la celebración de sus 113 años, en el pueblo tienen previsto hacer una misa y luego un agasajo con bandas sonoras que vendrán de otras poblaciones del Táchira.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a