21.5 C
Caracas
sábado, 26 noviembre, 2022

Fedeagro estima que precio del trigo aumentará 70 % por conflicto en Ucrania

Los productos derivados del trigo se verán afectados en su precio durante las próximas semanas, según cálculos de Celso Fantinelli, presidente de Fedeagro. De nada valdrá arrimarse a la arepa o al arroz, pues la producción nacional de estos rubros solo cubre 50 % y 30 % de la demanda nacional, respectivamente

-

La pasta, el pan y las galletas subirán de precio en pocas semanas en Venezuela, vaticinan productores del sector agrícola. Estos alimentos se preparan a base de trigo, cuyas importaciones están afectadas por el conflicto militar en Ucrania, país invadido por Rusia desde el pasado 24 de febrero. 

Probablemente el trigo llegue al mercado nacional un 70 % más caro de lo que lo comprábamos meses antes de que se iniciara el conflicto armado, según el análisis de Celso Fantinelli, presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro). 

Los combates en Ucrania impiden que ambas naciones coloquen en el mercado mundial de cereales, del cual somos dependientes, unos 108 millones de toneladas del rubro cosechadas durante el ciclo 2021-2022, de acuerdo con cifras publicadas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA, por sus siglas en ingles. 

Fantinelli advierte que no solo es el alza mundial del precio del trigo lo que se verán afectados por la guerra, sino la subida de los precios del maíz blanco y el maíz amarillo, rubros en los que tampoco nos autoabastecemos y cuya dependencia está por encima de 50%. 

«De acuerdo con el último registro de cosecha llevado por Fedeagro, en 2021 se produjeron alrededor de 500.000 toneladas de maíz blanco, el rubro que más creció, y 300.000 toneladas de maíz amarillo. En total, se produjeron unas 800.000 en contraste con las necesidades nacionales, que calculadas entre los dos rubros suman alrededor de 2,5 millones de toneladas», añadió Fantinelli.

Maíz insuficiente

El dirigente agrario considera que el aumento del precio del trigo nos afectara de dos maneras. Primero, porque no podremos adquirir sus derivados, y segundo, porque no tendremos opción para compensar nuestra dieta. 

«Cuando la pasta, el pan y la galletería suben los venezolanos nos arrimamos más al arroz y a la harina precocida. En consecuencia, el consumo de esos rubros, seguramente, va a aumentar. Pero cuidado, hay que estar preparados, los números no son muy halagadores», destaca. «Durante 2021 solo logramos producir alrededor del 50% de las necesidades del consumo de maíz blanco y 30 % de las de arroz». 

¿Qué tanto trigo consumimos en Venezuela y de dónde lo importamos?  

La producción de trigo es nula en el país. Solo hay cosechas experimentales para uso artesanal.  El consumo de trigo en Venezuela se previó para el año comercial 2021-22 en 950.000 toneladas, de acuerdo con un informe realizado por USDA y que fue publicado por la Red Mundial de Información Agrícola, (GAIN por sus siglas en inglés) en abril de 2021. 

No obstante, los registros de Asotrigo documentan que el consumo real de trigo para ese lapso disminuyó considerablemente, alcanzando únicamente 775.000 toneladas métricas. Ello, por los escasos niveles de importación, dada la disminución de la capacidad de molienda nacional, y la oferta limitada.

Pocos fertilizantes

Estados Unidos fue el primer proveedor de trigo en grano para Venezuela en el año calendario 2020. Esta tendencia se mantiene en el año comercial 2020-21, según el mismo informe de la USDA. 

Durante el periodo 1999-2014 el 68% del trigo se importó de Canadá, y México desplazó a Argentina como importador con un 25% de las importaciones totales y EE. UU. un 8% restante, documenta Transparencia Venezuela (TV) en su informe Empresas Propiedad del Estado en Venezuela, Sector Agroalimentario, publicado en 2018. 

Las importaciones anuales de trigo en el período analizado por TV promediaron 1.330.000 toneladas, alrededor de 200.000 toneladas adicionales al promedio del período 1989 -1998. En el año 2006 se alcanzó la cifra récord de importaciones con 1.787.239 toneladas y en el año 2006, el menor volumen con 917.533. 

El origen de las importaciones tuvo, en el mismo del período 1989-1998, predomino de EEUU, Canadá y Argentina. Del total de trigo importado, aproximadamente el 46% corresponden al trigo panadero, 23% al Durum para pastificio, el 6% al trigo galletero y el 26% para trigo mezcla. 

«Además de enfrentar el aumento de los precios del trigo y el aumento de la demanda de maíz y arroz, los productores y consumidores tenemos un problema adicional como consecuencia de la guerra, la adquisición de fertilizantes químicos. Se los compramos exclusivamente a Rusia y Bielorrusia, y ahora Rusia está bloqueada comercialmente como medida de presión para que deje el bombardeo a Ucrania», indicó Fantinelli.   

La importación de fertilizantes de Venezuela depende de Rusia en 80 %, alega el presidente de Fedeagro. «No tenemos esperanzas con agroquímicos nacionales, dado que la planta productora Hugo Chávez, de Pequiven, está paralizadas por mantenimiento desde hace cinco años, lo que ha acentuado desde ese lapso la dependencia de Rusia. Ahora que está parada la exportación no nos imaginamos que ocurrirá con los cultivos de caña de azúcar, maíz, arroz, granos y oleaginosas», sostuvo.  

A la fecha, en pleno ciclo de invierno, a Venezuela ha llegado un lote de fertilizantes químicos que solo alcanza para abonar cerca de 200.000 hectáreas cuando se requiere sembrar más de un millón y medio de hectáreas, argumentó Fantinelli. Acudir a Estados Unidos, Canadá, México, Brasil o Argentina, que eran una opción segura, ya no será posible. Estos países también sienten los efectos de la guerra y las sanciones económicas contra Rusia.   

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a