A pesar de que no haber sido un juego en horario estelar, sino que fue a tempranas horas, los venezolanos estaban atentos de la actuación del maracucho

La tarde del domingo del 11 de agosto de 1991, los venezolanos estaban expectantes frente al televisión. Un zuliano de 21 años estaba a punto de completar una hazaña sin precedentes en las Grandes Ligas. Su nombre Wilson Eduardo Álvarez y con el uniforme de los Medias Blancas de Chicago amarró a la ofensiva de los Orioles de Baltimore para convertirse en el primer criollo en lograr un no hit no run en las Mayores.

Álvarez nació el 24 de marzo de 1970 en el sector El Empedrao de la parroquia Santa Lucía de Maracaibo, Zulia. El zurdo se inició en el beisbol desde los 11 años de edad jugando en la categoría infantil, luego jugaría prejunior, y juvenil en las Pequeña Liga de Coquivacoa, así lo publica el portal Zulianorajao.com

Un debut para el olvido

Llegó el día esperado por todos los venezolanos, en especial los fanáticos de las consentidas Águilas del Zulia, el debut de Wilson Álvarez en el mejor béisbol del mundo. El serpentinero vestía la camisa de los Rangers de Texas, equipo que le dio la oportunidad de subir a las mayores el 24 de julio de 1989.

Con tan solo 19 años, aquel jovencito se convirtió en el pitcher venezolano más joven en lanzar en la gran carpa, sin embargo, su debut no fue ni como él, ni como sus seguidores esperaban. El nativo de Maracaibo no logró sacar un out en el juego contra los Azulejos de Toronto; enfrentó a cinco bateadores, dos le dieron jonrón, uno le conectó un imparable y dos recibieron boletos.

Nadie imaginaría lo que pasaría dos años después. En su segundo juego en las Grandes Ligas, Wilson Álvarez le regalaría a Venezuela uno de los momentos más emocionantes en el deporte, pero ya no lo haría con la camiseta de Texas, sino con el uniforme de los Medias Blancas de Chicago y con su compatriota Oswaldo Guillen a su lado.

Primer venezolano en lanzar un no hit, no run en las Grandes Ligas

El 11 de agosto de 1991 llegó la segunda oportunidad de Wilson Álvarez, era un juego contra los Orioles de Baltimore y el joven, que ahora tenía 21 años, debía sacarse la espina y olvidar aquel nefasto debut.

A pesar de que el compromiso fue a tempranas horas, los venezolanos estaban atentos de la actuación del criollo. A medida que transcurría el compromiso y Wilson Álvarez estaba «intocable», ya que no recibía ni hits y mucho menos carrera, más eran los venezolanos que se pegaban a la transmisión y a ligar que Wilson Álvarez consiguiera la hazaña.

Se unió todo

En una entrevista para Archivo Lvbp, Wilson Álvarez reveló que todo se dio para que aquel 11 de agosto de 1991 consiguiera su juego sin hit, ni carrera. «Todo se unió, la situación del juego, donde estábamos jugando, mi defensa siempre todos apoyándome, todo eso se unió», dijo Álvarez, al tiempo que reveló que le decía al manager: «No me vas a sacar, yo te digo cuando me saques».

Momentos de tensión

El portal web de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional recuerda que Álvarez vivió momentos de tensión para lograr su hazaña, pues en el séptimo capítulo, Cal Ripken Jr., conectó un machucón frente al plato, que recogió sin perder tiempo el catcher Ron Karkovice, pero lamentablemente su disparo fue alto y el corredor llegó a salvo a la primera base; sin embargo, después de algunos minutos, la jugada fue decretada error.

Otro momento de tensión fue en el octavo inning, cuando Chris Hoiles conectó un elevado corto entre el jardín central y el derecho, que amenazaba con convertirse en un imparable, pero mágicamente apareció el guante de Lance Johnson, quien se lanzó de cabeza y capturó el batazo.

¿Cuándo se dio cuenta que estaba lanzado un no hit, no run?

En la misma entrevista para la Lvbp, Wilson Álvarez reveló que fue en la jugada de Johnson, en octavo inning, cuando se percató que estaba lanzando un juego sin hit, ni carreras. “Salió el batazo y lo que decía era: ‘Dios mío, agárrala… Agárrala… Agárrala’. Y cuando él se tiró, que levantó el guante, en esa misma dirección estaba la pizarra. Ahí fue cuando me di cuenta que estaba tirando un no hit no run”, dijo.

Así lo recuerda Wilson Álvarez

Su carrera

“El Intocable” se retiró en 2005, luego de cumplir 14 campañas en las Grandes Ligas, donde vistió la camiseta de los Rangers, Medias Blancas, Gigantes, Mantarrayas y Dodgers.

En su carrera dejó una efectividad de 3.96, 102 juegos ganados y 92 perdidos. Además, logró abanicar a 1.330 bateadores.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.