17.7 C
Caracas
lunes, 20 mayo, 2024

¡Lo hicieron! Tiburones rompió la sequía y es campeón de la LVBP

Tiburones venció a Cardenales en 5 juegos y ganó su primer campeonato desde 1986. Con el triunfo, el equipo litoralense llegó a 8 coronas en la pelota venezolana, esta vez, liderado por Oswaldo Guillén. Tras clasificar cuartos en la ronda regular, los escualos se hicieron casi invencibles en la semifinal y final. Gloria al campeón que reverdeció laureles

-

Tiburones de La Guaira llegó a la tierra prometida después de vagar durante casi 40 años por senderos de derrotas. La victoria sobre Cardenales de Lara en la temporada 2023-2024 terminó con una sequía de 38 campañas llena de tragedias y amarguras. Los fanáticos escualos por fin aplauden luego de una zafra exitosa liderada por uno de sus ídolos históricos, el mánager Oswaldo Guillén, quien la noche de este 28 de enero se convirtió en el único dirigente en ganar una Serie Mundial y luego un campeonato en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP).

Tiburones venció 3-0 a los pájaros rojos en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto para llevarse la serie final 4-1. El lanzador Ricardo Pinto de nuevo se vistió de héroe al lanzar 7 entradas en blanco para sumar su segunda victoria de esta lucha, además de no permitir a los larenses anotar en 14.0 innings. Esto le dio la distinción de Más Valioso de la final.

El 23 de enero, horas antes del primer juego de la final, Guillén escribió en su cuenta de la red social X una frase que resumía el ímpetu de Tiburones para entrar a la final: “Esta semana jugamos por algo más grande que un trofeo. Jugamos por los que pasaron al otro barrio. Mis compadres y grandes amigos míos que creyeron en mí cuando era solo un muchacho”. 

El texto estaba acompañado por fotos de Pedro Padrón Panza, el patriarca de la organización; Marco Antonio “Musiú” Lacavalerie, el comunicador que creó esa cultura de alegría en la fanaticada; Pompeyo y Graciano Ravelo, dos coaches que fueron mentores del actual mánager, y Gustavo Polidor, su compadre e integrante de “la Guerrilla” que había ganado el título hace 38 años.

El mensaje de Guillén, quien en 2005 llevó a Medias Blancas de Chicago a ganar la Serie Mundial después de 88 años de espera, fue un guiño a los fanáticos que comenzaron a seguir a Tiburones desde hace más de 4 décadas y a los que se han sumado en la época menos gloriosa al recordarles que el club tiene historia.   

También fue una señal para sus peloteros, que jugaron un beisbol agresivo para imponerse a Cardenales, que terminó la ronda eliminatoria con el mejor récord, pero sucumbió ante un equipo bien estructurado y motivado. 

Canciller de Colombia responde a las acusaciones de Diosdado Cabello: «A palabras necias, oídos sordos»

La imagen de aquel Oswaldo Guillén que entregó el último out de la final 1986-1987 pasará a un segundo plano. Ahora fue elevado por los fanáticos a un peldaño más alto en el altar de los ídolos de Tiburones. Exitoso como pelotero en Venezuela, ganador del Novato del Año de la Liga Americana en 1985 cuando jugó para Medias Blancas de Chicago, campeón como coach de Marlins de Florida en 2003 y primer latinoamericano en guiar a un equipo de Grandes Ligas a titularse en una Serie Mundial en 2005, Guillén celebró en grande su primera corona aquí, una espinita que tenía clavada.   

Un equipo con historia

La Guaira, la divisa que en 1962 construyó Pedro Padrón Panza, junto con el grupo de empresarios de La Guaira que invirtió en la franquicia que anteriormente se llamaba Licoreros de Pampero, fue uno de los más fuertes en los siguientes 26 años. Desde su debut en la temporada 1962 hasta 1986, Tiburones alzó las coronas de los torneos 1964-1965, 1965-1966, 1968-1969, 1970-1971, 1982-1983, 1984-1985 y 1985-1986, antes de ganar la tan esperada 2023-24. 

“La Guerrilla”, ese grupo de jugadores que marcó el beisbol venezolano al ganar 3 trofeos en la década de los 80, se fue diluyendo después de la final de la temporada 1986-1987, cuando fue barrido en la final por Leones con aquel no hit no run de Urbano Lugo. El conjunto litoralense entró en un bache y Padrón Panza, el corazón operativo del equipo, enfermó. El 1 de abril de 1999, el hombre que modernizó la pelota profesional venezolana murió a los 78 años.

Oswaldo Guillén se convirtió en el primer mánager latinoamericano en ganar una Serie Mundial, cuando llevó a Medias Blancas de Chicago a derrotar a Astros de Houston en 2005 | Foto: Cortesía

Ese mismo año, su hijo menor, Pedro Padrón Bríñez, se hizo cargo de las operaciones de Tiburones. Toda su vida trabajó con su padre en la empresa de transporte que llevaba su apellido y conoció los secretos de la pelota. La campaña 1999-2000 iba a marcar una nueva época, pero en diciembre ocurrió una tragedia que enlutó al país, a Vargas, a toda su gente, a la familia Padrón y, en consecuencia, al equipo: en el deslave del estado costero murieron Pedro Padrón Bríñez, su madre Nelly Bríñez de Padrón y su único hijo Pedro.

Tiburones, en consecuencia, fue dirigido por los sucesores Armando Arratia, hijo de Pedro Padrón Panza; Freddy y Percy Chacín, hijos de Nelly Bríñez, quienes en 2004 cerraron la venta de la divisa con Francisco Arocha y Antonio José Herrera. La Guaira llegó a la final de la temporada 2011-2012 contra Tigres de Aragua y perdió en 6 juegos. 

Fue en el torneo pasado, cuando la dupla Herrera-Arocha comenzó la venta de Tiburones a Wilmer Ruperti, magnate del transporte petrolero vinculado al chavismo, quien hizo una importante inversión para acordar con los grandeligas del club con el fin de jugar en la pelota venezolana. El año pasado disputó la serie por el título contra Leones y fue vencido en seis encuentros con el memorable jonrón de Harold Castro para dejarlos en el terreno. El polémico empresario apostó por tener un equipo más competitivo. 

Un año de triunfos

La Guaira comenzó la temporada 2023-2024 como uno de los favoritos. Apenas un par de semanas después de iniciado el torneo, el gerente general y deportivo César Collins renunció luego de que Ruperti anunció por televisión la contratación de Alberto Díaz como gerente general. La salida de Collins, uno de los que armó la estructura del club que llegó a la final en el torneo anterior, marcó una incógnita en el futuro de los escualos, que marchaban con 6 victorias y 6 derrotas. 

Luis Sojo, grandeliga que ganó cinco anillos de Serie Mundial; títulos en Venezuela como jugador y mánager, pasó a la gerencia deportiva. Díaz más tarde fue despedido el mánager Edgardo Alfonzo y parte del cuerpo técnico. Mientras, Carlos “el Toro” Zambrano, uno de los lanzadores criollos con más victorias en las mayores, fue contratado como coach de picheo.    

Para la temporada, Tiburones trajo a los bigleaguers de peso que vieron acción en 2024. En el estudio que hizo el portal Sello Deportivo destaca que 6 de los 13 peloteros que jugaron en la última temporada de las mayores se pusieron el uniforme de La Guaira, liderados por Ronald Acuña Jr., Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2023 con Bravos de Atlanta. La temporada será recordada por lo que hicieron Michael García (Cerveceros de Milwaukee), Brian Rocchio (Guardianes de Cleveland), Miguel Rojas (Dodgers de Los Ángeles), Oswaldo Cabrera (Yanquis de Nueva York) y Ehire Arianza (Bravos de Atlanta), además por el aporte del cubano Yasiel Puig.

Ronald Acuña Jr. disputó 21 juegos de la temporada 2023-2024 y disparó 7 jonrones, impulsó 19 carreras con average de .380  / Foto: cortesía

La Guaira, que despidió al mánager Alfonzo el 1 de diciembre cuando marchaba con récord de 16 ganados y 19 perdidos, clasificó en el cuarto lugar a la postemporada con marcas de 30 y 26. De la mano de Guillén, Tiburones mandó en el round robin con marca de 12-4, en esa instancia se inició con 5 victorias consecutivas. 

En el round robin, el equipo salado se solidificó y entró a la final contra Cardenales con un picheo abridor excelso, una ofensiva demoledora y unos relevistas que hicieron el trabajo. La capacidad para remontar le permitió ganar el importante segundo juego de la serie 12-10, después de abrir esa fase con un blanqueo de 6-0. Mientras que en el último encuentro hizo el trabajo para ganar 3-0 y coronarse en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto.

Tiburones ha pasado por diferentes etapas: del club irreverente que brilló en los 60, al aguerrido que acabó con sus rivales en los 80; fue el equipo que sufrió una crisis deportiva que lo llevó a estar fuera de los titulares de medios en los 90; posteriormente, se convirtió en el conjunto donde renació la esperanza y se llenó otra vez de decepciones en las últimas dos décadas (en este lapso vino la famosa maldición de Jesús “Chivita” Lezama) y ahora es la poderosa escuadra que el año pasado llegó a la final y hoy celebra su octavo título.

FOTOS | Así fue la concentración de María Corina Machado en Falcón este #1May

Quedan muchas imágenes de la campaña en la retina de los fanáticos de La Guaira después de esta temporada triunfal. Quizá una de las más significativas se vio después del juego de la final, cuando la gente abandonaba el estadio Universitario: Oswaldo Guillén corría detrás de su pequeño nieto en el campo donde comenzó el camino para convertirse en uno de los hombres del beisbol venezolano con los lauros más importantes. ¿Será que suma la Serie del Caribe?

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a