21.5 C
Caracas
sábado, 25 junio, 2022

El día que Maradona sufrió en San Cristóbal

La selección de Venezuela y la gente de Táchira representaron grandes escollos para la estrella del fútbol mundial en el partido de la eliminatoria de 1985. Tras su repentina muerte, recordamos aquel juego en el que marcó dos goles y sufrió para vencer a la Vinotinto

-

La tarde del 26 de mayo de 1985 más de 30.000 personas estaban apretujadas en el estadio de Pueblo Nuevo. Comenzaban las eliminatorias suramericanas para el Mundial de México 86 y toda San Cristóbal, mejor dicho, Venezuela entera, vivía un ambiente de fiesta por la visita de Argentina. 

Como todos los inicios, los venezolanos estaban contagiados por la esperanza de ir a la primera Copa del Mundo, pero el primer capítulo de esa historia era contra la albiceleste de Diego Armando Maradona, el mejor jugador argentino de todos los tiempos. Para muchos, el más grande futbolista que ha pisado una cancha. La estrella falleció este 25 de noviembre a los 60 años de edad por un paro cardíaco.

Maradona marcó diferencia temprano. Apenas corría el minuto tres y un tiro libre cobrado por él se le escurrió entre las manos al arquero César Baena, para el 1-0 de los argentinos. Los vinotinto se levantaron y con un zapatazo de larga distancia del lateral derecho René Torres llegó el empate. Fue un tiro que entró por el ángulo izquierdo y dejó colgado a Ubaldo el Pato Fijol. El 1-1 se mantuvo hasta que Daniel Passarella anotó para los visitantes a los 42, mientras que Maradona puso el 3-1 con un cabezazo a los 13 minutos del segundo tiempo.

;
;

LEE TAMBIÉN

Los 10 mejores goles de Diego Armando Maradona

Parecía fácil para el equipo que dirigía Carlos Bilardo, pero un cabezazo de Herbert Márquez a los 25 minutos del segundo tiempo levantó nuevamente a la multitud que seguía expectante. Venezuela complicó al equipo de Maradona, presionó a Argentina. Nelson Carrero siguió al número 10 de la albiceleste como «perro de presa» por todos los rincones del estadio Pueblo Nuevo. 

«Muy bueno el chico. Me marcó bien, limpiamente. Le deseo lo mejor del mundo en el fútbol. Claro que en el segundo gol el chico me dejó solo. Si no, nadie sabe lo que hubiera pasado: es un gran jugador, con una clara visión de lo que está haciendo en la cancha», dijo Maradona, según reseña el periodista Edgardo Broner en su libro Gol de Venezuela

El fallecido Pedro Febles tuvo la oportunidad de darle el empate a Venezuela, pero el defensor argentino Enzo Trossero sacó la pelota al córner. No fue una visita cómoda para Argentina. En su libro Yo soy el Diego, la estrella mundial destacó que el rival y la gente del estado Táchira se la pusieron difícil incluso antes del partido:

«¿Fácil? ¡Fácil las pelotas, para nosotros no había nada fácil!… Resulta que, apenas aterrizamos en San Cristóbal, se armó un tumulto bárbaro. Había policías, pero eran venezolanos también. La cosa es que un loco me salió al cruce y me metió una patada en la rodilla derecha, que ni el tano Gentile lo hubiera hecho mejor».

LEE TAMBIÉN

Claves | Las 10 jugadas más importantes de Diego Maradona

Diego Maradona contó que fue atendido en el hotel por el médico Eduardo Madero. Toda la noche estuvo con una bolsa de hielo en la rodilla y pudo dormir a las cinco de la mañana del domingo. Apenas descansó pocas horas antes del encuentro. 

«Y encima, en ese maldito partido y en los que siguieron me apuntaban ahí, todos me pegaban en la rodilla derecha. Digo ahora maldito partido porque nos costó un huevo y medio ganarlo, bien al estilo nuestro: terminamos 3 a 2, pidiendo la hora», escribió.

De la mano de Maradona, Argentina clasificó primero del grupo 1 de Suramérica, que conformaban Perú, Colombia y la Vinotinto. Después llegaron a México como un equipo más, criticados fuertemente por la prensa argentina, pero desde que se inició el Mundial nadie pudo parar al muchacho que hizo inmortal la camiseta número 10.

En la cancha, Maradona era un dios. Por eso en todo el mundo lamentan su muerte. Sus fotos con el trofeo del Mundial México 86 recorre las redes. Hoy las nuevas generaciones comenzarán a escuchar la historia del Diego futbolista, un hombre adelantado a su época.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a