26.6 C
Caracas
domingo, 25 septiembre, 2022

Fundación Tambores de Taíno rindió homenaje a Desorden Público

El único “drum collective” de Venezuela entregó un homenaje a los “desordenados” durante un recital en la urbanización Juan Pablo II

-

Si la música es el cuerpo humano, la percusión sería el corazón: repicando continuamente, marcando el ritmo que guía a los instrumentos -y cantantes-. Porque sin ritmo y sin tempo no hay música, y eso es lo que logra precisamente la percusión.

Ahora bien, ¿dónde se forman los músicos que deseen dedicarse al estudio de la percusión? Pues en la Fundación Tambores de Taíno, el único “drum collective” (escuela formal de batería) de Venezuela, impulsada por los profesores Franklyn Bello y Maivet Rodríguez, su esposa, desde 2014.

En Tambores de Taíno hay 50 alumnos activos. En el recital, participaron 25 niños y jóvenes | Foto: Ronald Peña

La Fundación

Primero, vino Jireh Music en 1998. Después Bello y Rodríguez cambiaron el nombre y el concepto a Fundación Tambores de Taíno en 2014, en la cual han enseñado percusión a no menos de 158 jóvenes. “Con Jireh Music fácilmente sobrepasamos los 260 alumnos”, sostiene Franklyn.

Esta entidad musical, que funciona en el área comercial de la urbanización Juan Pablo II en Montalbán, realizó un homenaje y reconocimiento a Desorden Público, con la presencia de al menos tres miembros de la agrupación.

Una batería nueva cuesta entre los $USD 400 y 600 en Mercado Libre, sin contar los gastos derivados de las clases de teoría, solfeo y percusión: una suma que, ciertamente, es difícil de costear en la Venezuela que aún no se arregla, que devenga sueldo mínimo.  

Tambores de Taíno ofrece esta formación de manera gratuita, con especial enfoque en los ritmos y tambores del Caribe. En la fundación participan unas 50 personas, con edades que varían desde apenas los 2 años hasta entrada la tercera edad. Leonardo Rojas (músico recurrente en el Hard Rock Café de Punta Cana) y Benjamín Dugarte (baterista de cantantes como Liz o Lasso) son los nombres de algunos de los egresados.

Tanto Franklyn como Maivet se licenciaron recientemente en educación, y buscan obtener el aval del Ministerio de Educación para convertir el programa que han confeccionado para Tambores de Taíno en una licenciatura formal.

Danel Sarmiento (izquierda), Horacio Blanco (centro) y José Luis «Caplís» Chacín (derecha) durante el recital-homenaje a Desorden Público en sus 37 años de trayectoria | Foto: Ronald Peña

El homenaje

Maivet Rodríguez cuenta que, cuando era adolescente, Bello llamó a un programa radial donde estaban entrevistando, casualmente a Desorden Público. Tuvo la oportunidad de hablar con Danel Sarmiento -el baterista- y preguntarle qué tenía que hacer para tocar percusión como él. “¿Y acaso tú me quieres dejar sin trabajo?”, le respondió el afable músico. Y agregó: “yo sé que tú vas a tocar mejor que yo”.

Así, la imagen de la banda como un ejemplo de buena música y amabilidad quedó impresa en el imaginario de Franklyn, tanto que lo acompañó durante los años que lleva enseñando percusión a niños y adultos, y que lo empujó a hacer un recital con los niños de su escuela, quienes hicieron gala de sus dotes como bateristas a través de una dinámica que implicaba colocar canciones como Uptown funk de Bruno Mars, Música ligera de Soda Stereo, It’s my life de Bon Jovi, Ignorance de Paramore, entre otros éxitos del rock clásico y reciente.

Horacio Blanco compartió con los participantes y cantó algunos temas emblemáticos de Desorden Público | Foto: Ronald Peña

Una falla técnica no impidió que el mismísimo Horacio Blanco y su voz aterciopelada se subieran sobre el escenario para interpretar, con el ensamble de tambores de la Fundación Tambores de Taíno, para interpretar canciones como Tiembla, Allá cayó y Zapatos resbalosos, esta última en la voz de Danel Sarmiento.

“En 1985 el papa Juan Pablo II visitó Venezuela, y por esa fecha nacía Desorden Público. Volver a esta urbanización hace una conexión con la historia, con el tiempo”, recordó Horacio Blanco. “Es un gran halago, un gran regalo poder recibir la interpretación de canciones de nosotros por todos los que están guiando este proyecto educativo”, agradeció el músico.

Sarmiento también se confesó orgulloso de los alumnos, que interpretaron las canciones de Desorden Público únicamente con percusión. “Del hogar salen los músicos, los artistas, los escritores y las grandes personas. La base de un buen profesional y un buen ser humano es un buen hogar”, afirmó José Luis “Caplís” Chacín, bajista de la agrupación, ante una audiencia convencida y, sobre todo, agradecida.

Imágenes: Ronald Peña

Música: Verano Ska

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a